consigue un 10% de descuento en tu seguro de viaje Intermundial

Los Métodos De Tortura Más Crueles De la Historia

Grabado con el método de tortura por desmembramiento en la Edad Media.

LOS MÉTODOS DE TORTURA MÁS CRUELES DE LA HISTORIA YA NO ESTÁN EN USO POR SU ENSAÑAMIENTO CON EL REO.

Con tantas formas de morir, los antiguos verdugos solían ser más creativos que una decapitación rápida, que es comparativamente más humana debido a la desconexión inmediata del cerebro que registra el dolor en el resto del cuerpo.

Los métodos de tortura más crueles, se dieron y se crearon, principalmente, en la Europa medieval, imperios asiáticos y Japón y se consolidaron en la Europa del Renacimiento, con métodos más sofisticados. Con todo, estos métodos han evolucionado a otros igual de dañinos (pero quizá con menos ensañamiento).

En las últimas décadas se han denunciado abusos en Abu Ghraib por Estados Unidos (a raíz de la Guerra de Irak) o la (posible) decapitación de soldados ucranios por parte de Rusia.

Así pues, estos son los métodos de tortura más crueles que han existido en la historia.

Métodos De Tortura Más Crueles De La Humanidad

Muerte Por Ebullición

El bandido Ishikawa Goemon fue hervido hasta la muerte por el intento de asesinato del señor de la guerra Toyotomi Hideyoshi en el Japón del siglo XVI.
El bandido Ishikawa Goemon fue hervido hasta la muerte por el intento de asesinato del señor de la guerra Toyotomi Hideyoshi en el Japón del siglo XVI.

Uno de los métodos de tortura más crueles es la muerte por ebullición. Este es uno de los métodos de tortura más lentos y agonizantes que había, e implicaba el descenso tortuoso y arrastrado de la víctima en aceite hirviendo, agua, cera o incluso vino o plomo.

Algunos reos permanecían conscientes durante las etapas iniciales del proceso, experimentando las sensaciones insoportables de la disolución de la capa exterior de su piel.

Empezaba entonces el proceso de destrucción completa del tejido graso que se encuentra debajo de la dermis, seguida de una ebullición continua de todo lo que se encuentra debajo.

Aunque a menudo se considera que las ejecuciones más tortuosas en las que las víctimas pueden sentir cada paso y mantenerse conscientes estaban reservadas para quienes cometieron los crímenes más espantosos y los asesinatos más horrendos, los registros históricos afirman que este método fue utilizado en miles de cristianos por el emperador Nerón.

De manera similar, en la Edad Media, los meros falsificadores de monedas recibirían el destino de morir por este método, que se practicaba principalmente en Francia, Alemania y el Sacro Imperio Romano Germánico entre los siglos XIII y XVI.

El rey Enrique VIII de Inglaterra también usó este método entre aquellos que envenenaban fatalmente a alguien.

Confinamiento En Vida (Emparedamiento)

Entierro de una monja viva(representación ficticia en una pintura de 1868).
Emparedamiento de una monja viva (representación ficticia en una pintura de 1868).

Otro de los métodos de tortura más crueles era aquel en el que el condenado era colocado en un recinto cerrado sin posibilidad de escape cuyo único destino era morir por deshidratación o inanición.

Un momento notable en la historia, publicado en la edición de 1922 de la revista National Geographic, fue cuando el fotógrafo de viajes, Albert Kahn, tuvo que presenciar el emparedamiento de una mujer mongola, que fue metida en una pequeña caja por adulterio. Ella rogaba por comida y él no pudo hacer nada al respecto, ya que eso iría en contra del sistema de justicia penal del estado mongol.

Un informe de un periódico chino en 1914 fijó una instancia en la que el emparedamiento implicaba sepultar al reo en un pesado ataúd revestido de hierro, donde sentarse erguido o acostarse era imposible.

Crucifixión

La crucifixión fue el método más conocido de tortura en la antigüedad por haber tenido un protagonista muy conocido: Jesucristo

En la antigua Roma, la justicia se basaba en clases, y los esclavos tenían que mostrar pruebas en los tribunales bajo tortura. Fue también para ellos y los romanos de segunda clase, conocidos como humiliores, que se reservó el método de ejecución mediante la crucifixión, quedando sujetos a esta pena de muerte sólo algunos ciudadanos de clase alta.

Las personas condenadas a ser crucificadas tenían que ser desnudadas y golpeadas con cuerdas o látigos, sobre las cuales serían obligadas a llevar una enorme cruz de madera hasta su último lugar de muerte.

Allí, una vez clavados en la cruz de pies y manos, aceptarían apuñalamientos, palizas y humillaciones por parte de soldados y simples transeúntes, que querrían salirse con la suya con la víctima.

Curiosamente, se consideraba misericordioso ser crucificado cabeza abajo, lo que hacía que la muerte llegara antes, mientras que la causa real de la muerte podía ser diferente cada vez.

Estas causas eran desde un shock séptico debido a las heridas abiertas hasta la asfixia cuando la víctima se agotaría tanto al sostener su propio cuerpo que dejaría de respirar.

El procedimiento fue abolido en todo el Imperio Romano en 337.

Desollamiento

El desollamiento de Marsias, obra realizada por Tiziano entorno a 1570.
El desollamiento de Marsias, obra realizada por Tiziano entorno a 1570.

Otro de los métodos de tortura más crueles era el desollamiento. Era muy doloroso debido a su proceso lento, con la víctima, primero, siendo desnudada y atada de pies y manos.

Luego se usaba una hoja afilada para pelar la piel desde el área de la cabeza hacia abajo, lo que infligiría el mayor dolor ya que hay muchas terminaciones nerviosas y la víctima aún está consciente.

A veces, el hervido previo de determinadas partes del cuerpo hacía que la piel fuera más suave al pelarla.

Morir por este método a menudo se debía a un shock séptico, pérdida de sangre o líquidos, hipotermia o infección, pero el tiempo de muerte podía durar desde unas pocas horas hasta unos pocos días.

No era un método muy común de pena capital, significaba enviar un mensaje de que el cuerpo, un elocuente de lo punitivo, podría marcarse de cualquier manera que la autoridad secular quisiera. Algunas naciones practicaban el desollamiento, incluidos los asirios, los aztecas, los chinos y algunos grupos europeos medievales. El caso más notable de desollamiento involucró a una filósofa, Hipatia de Alejandría, que fue desollada por una turba cristiana.

Horca Y Patíbulo

Patíbulo de Montfaucon.
Patíbulo de Montfaucon.

Otro de los métodos de tortura más crueles era la horca y la exposición pública del ahorcado (patíbulo). La principal razón para mostrar públicamente la muerte de un criminal era disuadir a los espectadores de cometer esos crímenes.

Hecho de una manera prolongada y dolorosa, donde la víctima permanecería consciente, gritando tanto como pudiera, los ejecutores deliberadamente hacian un espectáculo de la ejecución.

La visualización gráfica incluía colgar el cuerpo sin vida de la víctima en una jaula de hierro y exhibirlo en un área abierta para que el público lo viera.

Este tipo de pena capital se usó en Escocia en asesinos convictos, con la Ley de Asesinato de 1752 que establece que los cuerpos de los asesinos ejecutados deben ser diseccionados o colgados en cadenas. El último uso de este método se registró a finales de la década de 1770, pero siguió siendo una opción legal hasta 1834.

El caso de patíbulo más conocido fue la condena de Alexander Gillan, que era el sirviente de un granjero, por haber violado y asesinado a una niña de 11 años, Elspet Lamb. en 1810, cuando pastoreaba el ganado de su padre.

El lord secretario de justicia consideró que la magnitud del delito coincidía razonablemente con la del castigo. Demostrando eso, colgó a Gillan en el mismo lugar donde ocurrió el crimen, colgando su cuerpo con cadenas para que sirviera como un recordatorio de las consecuencias para los demás.

Ahorcamiento, Arrastramiento Y Descuartizamiento

Ilustrado en Chronica Majora de Matthew Paris, William de Marisco es conducido a su ejecución detrás de un caballo.
Ilustrado en Chronica Majora de Matthew Paris, William de Marisco es conducido a su ejecución detrás de un caballo.

De acuerdo con la ley inglesa, la pena capital para las mujeres consistía en quemarlas en una hoguera, una forma más «decente» de hacerlo, mientras que los hombres condenados por alta traición serían ahorcados, arrastrados y descuartizados.

El proceso implicaría ser atado a un obstáculo o un trineo y arrastrado por un caballo hasta el lugar de la ejecución. El verdugo se, aseguraba que el cuello del reo no se rompería. Los ejecutores esperarían hasta que el hombre estuviera casi muerto para cortarlo, cortarle los genitales y abrir el estómago para destripar al criminal.

En la etapa final, la víctima sería decapitada, también conocida como decapitación post-mortum, y el cuerpo sería dividido en cuartos. Luego, la cabeza y los cuartos se sancochaban para evitar que se pudrieran y se exhibían en las puertas de la ciudad.

Inventado en 1241 para ejecutar a William Maurice por piratería, el método se siguió utilizando en todo su espectro a diario hasta que la parte de destripamiento se eliminó formalmente después de la Ley de Traición de 1814, reemplazándola con un ahorcamiento que rompería el hueso del cuello.

Empalar

Grabado de un empalamiento vertical por Justus Lipsius.
Grabado de un empalamiento vertical por Justus Lipsius.

El empalamiento fue quizá, el más cruel de entre todos los métodos de tortura más crueles por su ensañamiento y poca humanidad.

Esta renombrada ejecución de Vlad, el Empalador, el famoso gobernante de Valaquia, actual Rumania, del siglo XV, también fue la inspiración para el Conde Drácula.

El proceso consistía en afilar y fijar la estaca en el suelo, con la víctima colocada sobre ella y la punta insertada parcialmente en su vagina o recto. Con el peso del cuerpo de la víctima arrastrándolos más abajo en la estaca de madera, sus órganos eran perforados con una lentitud agonizante, para finalmente penetrar por todo el torso.

La estaca saldría del cuerpo de la víctima a través del hombro, el cuello o la garganta. Fue utilizado por primera vez en 1772 a. C. en Babilonia por el rey Hammurabi, quien ordenaría que las mujeres fueran ejecutadas como castigo por matar a su esposo.

Algunos dicen que se necesitarían ocho días para morir, mientras que el método se usó hasta el siglo XX, siendo el último registro del gobierno otomano durante el genocidio armenio de 1915-1923.

La Tortura De La Rata

Dado que las ratas prácticamente comerían cualquier cosa que se interpusiera en su camino, la tortura de ratas se consideraba una de las peores formas de hacerlo en el mundo antiguo y era uno de los métodos de tortura más crueles que había.

La ejecución implicaría poner a la víctima en una pequeña jaula con una rata colocada contra su estómago. Calentada desde el exterior, la jaula, ya sea con una vela, un palo en llamas o brasas, se calentaría tanto que finalmente enfadaría a la rata. Al intentar escapar del ambiente insoportable, la rata arañaría el estómago de la víctima, mordiendo rápidamente el camino hacia las entrañas a través de la piel suave.

Sintiendo un dolor insoportable durante el proceso, el elemento psicológico de la tortura también implicaba una agonía mental, por el conocimiento de lo que le estaba pasando a su cuerpo. El método se usó comúnmente en Europa durante la revuelta holandesa del siglo XVII por parte del líder holandés, Diederik Sonay. También se empleó en los países sudamericanos entre 1964 y 1990, cuando las dictaduras militares ejecutarían de esa manera en Argentina, Brasil, Chile y Uruguay.

Parece que el objetivo de la mayoría de los ejecutores era torturar a través de una muerte lenta y atroz, así como mostrar a otros lo que sucedería si fueran a repetir el crimen, a través de decir públicamente a la víctima, ya sea todavía en la agonía, o ya muerto el reo.

Someter a la víctima a tortura mental también estaba muy extendido entre los culpables de crímenes especialmente horribles, ya que el factor psicológico puede ser el mismo, si no peor, que el aspecto físico simultáneo de la tortura.

Como conclusión, los métodos de tortura más crueles de la historia siempre utilizaron el ensañamiento como método de hacer sufrir a la víctima y que ello sirviera de ejemplo para que el crimen no se volviera a repetir. Famosos fueron los métodos de tortura de la Inquisición durante toda la Edad Media en Europa: los métodos de tortura más crueles, en este sentido, fueron el descuartizamiento, el desollamiento y la muerte en la hoguera.

Descubre el Mundo!

Déjanos hacer el trabajo duro a nosotros y recibe en tu email los mejores artículos y mapas gratis.

Nunca enviamos spam desde Proyecto Viajero! Échale un vistazo a nuestra Política de Privacidad para más información.

Lo último de Proyecto Viajero