consigue un 10% de descuento en tu seguro de viaje Intermundial

El primer roadtrip de la historia: USA de costa a costa

El primer roadtrip de la historia llevó a Horatio Nelson Jackson de costa a costa de Estados Unidos, en 1903.

EL PRIMER ROADTRIP DE LA HISTORIA FUE UN ACCIDENTADO VIAJE EMPRENDIDO POR UN PIONERO DE LOS AUTOMÓVILES EN ESTADOS UNIDOS – HORATIO NELSON JACKSON – QUE CRUZÓ EL PAÍS DE COSTA A COSTA.

Horatio Nelson Jackson es conocido por haber sido el pionero de uno de los viajes más emblemáticos en la historia de los Estados Unidos: el primer viaje en automóvil transcontinental, que tuvo lugar en 1903 1. Este audaz viaje marcó un hito en la historia de la movilidad y representó un momento crucial en el desarrollo de la industria del automóbil en Estados Unidos.

Pero Horacio no realizó solo su viaje. Su compañero, Sewall K. Crocker, mucho menos conocido que el, también lo acompañó en su hazaña. Y es que, mirando con perspectiva el estado de carreteras y caminos en Estados Unidos hace más de 100 años, no podemos calificar el viaje más que como una hazaña, no exenta de peligros y dificultades.

Horatio Nelson Jackson: el hombre y su sueño

automobil Winston de Horatio Nelson Jackson, en el Museo Nacional de Historia Estadounidense.
Exposición en el Museo Nacional de Historia Estadounidense que recrea el primer viaje exitoso en automóvil transcontinental por América del Norte de H. Nelson Jackson en un auto de turismo Winton de 1903, el Vermont.

Horatio Nelson Jackson, nacido en 1872, fue un médico y aventurero que se convirtió en una figura emblemática en la historia del automóvil. A lo largo de su vida, Jackson había demostrado una fuerte inclinación hacia la aventura y la exploración, así que era cuestión de tiempo que emprendiera un largo viaje acompañado de su objeto de deseo: un coche.

Jackson era un hombre de carácter perseverante y decidido, lo que lo llevó a perseguir su sueño de realizar el primer viaje en automóvil de costa a costa en los Estados Unidos. Su visión estaba impulsada por una combinación de deseo de aventura, espíritu emprendedor y la creencia de que los automóviles podrían ser el futuro del transporte, como acabó siendo.

Además de su práctica médica, Jackson era un entusiasta de los automóviles que discrepaba de la creencia, entonces dominante, de que el automóvil era una moda pasajera y un juguete recreativo para las clases altas.

El contexto de la época

A principios del siglo XX, los automóviles eran aún una rareza en las carreteras de Estados Unidos. La producción de automóviles estaba en sus primeras etapas, y los vehículos disponibles en ese momento eran rudimentarios en comparación con los estándares actuales. Las carreteras estaban mayormente sin pavimentar, lo que hacía que los viajes largos en automóvil fueran algo peligroso, incómodo y muy demandante para la precaria mecánica de la época.

En 1903, el país estaba pasando por un período de transición en términos de tecnología de transporte. El ferrocarril era la principal forma de moverse a larga distancia, pero la creciente popularidad de los automóviles prometía una nueva era de movilidad personal. Horatio Nelson Jackson fue uno de los visionarios que creyó en el potencial de los automóviles y decidió demostrarlo con su viaje audaz a través de los Estados Unidos.

El primer roadtrip de la historia

Horatio Nelson en su coche durante el primer viaje de costa a costa de EEUU.
Horatio Nelson en su coche durante el primer viaje de costa a costa de EEUU.

Así, estando como invitado en el University Club de San Francisco el 18 de mayo de 1903, aceptó una apuesta de 50 dólares (una suma muy importante para la época) para demostrar que se podía realizar un viaje largo por Estados Unidos. La parte graciosa de la historia es que Horacio aceptó la apuesta cuando tenía 31 años y no tenía ni coche, experiencia conduciendo o mapas de ningún tipo (tampoco los había en la época).

En el más puro espíritu emprendedor americano, y ya estando en San Francisco, Jackson planeó volver a su casa en Vermont, en la otra punta de Estados Unidos, en coche. Y como no tenía experiencia alguna en mecánica, convenció a un mecánico – Sewall K. Crocker – para que le acompañara.

Crocker sugirió que Jackson comprara un automóvil Winton. Compró un Winton de dos cilindros, 20 caballos de potencia, ligeramente usado, al que llamó Vermont, en honor a su estado natal, se despidió de su esposa y abandonó San Francisco el 23 de mayo, llevando abrigos, trajes protectores de goma, sacos de dormir, mantas, cantimploras, una bolsa de agua, un hacha, una pala, un telescopio, herramientas, repuestos, una bandera (americana por supuesto), bidones para gasolina y aceite extra, una cámara Kodak, un rifle, una escopeta y dos pistolas.

Jackson que, dentro de lo que cabe, era un hombre precavido, prestó atención al intento fallido del pionero del automóvil Alexander Winton (fundador de Winton Motor Carriage Company, que fabricó el automóvil de Jackson) de cruzar los desiertos de Nevada y Utah, así que Jackson decidió tomar una ruta más al norte a través del Valle de Sacramento y a lo largo del Oregon Trail.

Esto permitió a la pareja Jackson – Crocker evitar los pasos más altos de Sierra Nevada y las Montañas Rocosas, en la divisoria continental americana.

Durante su travesía, Jackson llevó un diario detallado que documentó cada etapa del viaje, incluyendo las dificultades que enfrentaron, los lugares que visitaron y las personas que conocieron en el camino.

El viaje de Jackson fue una odisea llena de desafíos. Las carreteras en ese momento eran en su mayoría caminos de tierra o grava, lo que hacía que la navegación en un automóvil fuera complicada. A menudo se encontraban atrapados en terrenos pantanosos o bloqueados por obstáculos naturales. Las averías mecánicas eran frecuentes y, en una época en la que no había estaciones de servicio, debían depender de la hospitalidad de las personas que se iban encontrando por el camino para obtener combustible y realizar reparaciones.

A pesar de todas las dificultades, Jackson y su equipo lograron finalizar su viaje. Llegaron a destinos notables como Salt Lake City, Utah, y Omaha, Nebraska, entre otros. Fueron recibidos con gran entusiasmo en muchas de las ciudades y pueblos que visitaron, ya que la gente estaba intrigada por la audacia de su viaje y el potencial de los automóviles como medio de transporte.

Un viaje que cambió la historia

El viaje de Horatio Nelson Jackson no solo fue una aventura personal, sino que también tuvo un impacto significativo en la historia de los Estados Unidos. A medida que avanzaban, los periódicos de todo el país comenzaron a informar sobre su travesía, lo que generó un interés creciente en los automóviles y su utilidad en la vida cotidiana.

Jackson y su equipo finalmente llegaron a Nueva York el 26 de julio de 1903, completando su histórico viaje de costa a costa. El viaje les había llevado 63 días y se convirtieron en celebridades nacionales.

El viaje de Jackson también ayudó a desencadenar un mayor interés en la construcción de carreteras y la mejora de la infraestructura vial en todo el país. Las dificultades que enfrentó en su viaje resaltaron la necesidad de carreteras adecuadas para acomodar los vehículos motorizados. Esto llevó a una mayor inversión en carreteras y autopistas en los años posteriores, lo que a su vez impulsó el crecimiento de la industria automotriz y la expansión de la red de carreteras en Estados Unidos.

Legado de Horatio Nelson Jackson

El viaje de Jackson dejó un legado duradero en la historia de los Estados Unidos. Su determinación y espíritu pionero demostraron que los automóviles eran una forma viable de transporte y contribuyeron al desarrollo de la industria automotriz en el país. Además, su viaje sirvió como inspiración para futuros aventureros y entusiastas del automóvil que buscaron superar desafíos similares.

Después de su viaje, Jackson continuó su carrera como médico y mantuvo su interés en los automóviles. Aunque su hazaña más famosa fue su viaje en 1903, su legado perduró mucho tiempo después de su muerte en 1955.

  1. Duncan, Dayton & Burns, Ken (2003). El Viaje de Horacio: El Primer Road Trip De América (1ª Edición). Nueva York: Alfred A. Knopf. ↩︎

Descubre el Mundo!

Déjanos hacer el trabajo duro a nosotros y recibe en tu email los mejores artículos y mapas gratis.

Nunca enviamos spam desde Proyecto Viajero! Échale un vistazo a nuestra Política de Privacidad para más información.

Lo último de Proyecto Viajero