consigue un 10% de descuento en tu seguro de viaje Intermundial

Los cursos para convertirte en nómada digital: el timo del mundo digital

No, ser nómada digital no es ser como el personaje de la foto y, en cualquier caso, tampoco hay que estudiar para serlo.

ANTE EL HARTAZGO DE LOS TRABAJOS CLÁSICOS, EL APARENTE ÉXITO DE QUIENES VIVEN VIAJANDO SIN ESFUERZO HA PROVOCADO UN BOOM DE CURSOS ONLINE CUYO ÚNICO OBJETIVO, ¡OH SORPRESA! ES EL DE VACIARTE LOS BOLSILLOS.

Desde hace mucho tiempo ya, voy viendo aparecer (y desaparecer) multitud de cursos, cursitos, universidades digitales y gurú masters del universo que parecen tener la clave para enseñarte una cosa – y solo una: ganar dinero sin invertir nada, con poco esfuerzo mientras viajas. ¿Es un discurso potente, no? Veamos que hay de cierto en todo ello.

Viendo el cariz que toman las cosas, y sobre todo el cabreo que me van generando, pensé detenidamente en escoger un título más impactante para el artículo como:

  • Nómadas digitales, el timo de la estampita del Siglo XXI.
  • Las escuelas para ser nómada digital son un timo piramidal.
  • Las escuelas para ser nómada digital son para los tontos que tienen un sueño y no tienen neuronas para ejecutarlo.

Y títulos por el estilo.

Pero luego pensé: «esto que quieres hacer no es más que clickbait para conseguir tráfico de los incautos que pagan a los charlatanes sobre los que quieres hablar en el artículo».

Así que he dejado el título lo más objetivo posible. Sencillo y ajustado a la realidad.

La verdad es que buscar en Google el término «aprender a ser nómada digital» es prometedor: de los 4 millones de resultados, uno de los primeros es The Power MBA, Escuela Nómada Digital, varios blogs de viajes llenos de consejos para viajar y webs por el estilo.

Así que con todo este material, entremos en materia.

¿Qué curso es una estafa y qué no lo es?

Cuando navego por Internet, siempre pongo atención en varios factores que, de darse, hace que salten todas las alarmas. Y todas ellas son aplicables a los cursos para ser nómada digital porque, en definitivas cuentas, lo que te están vendiendo es un producto o un servicio, ¿no?

Estas son las señales a las que has de prestar atención para evitar ser el próximo incauto en caer en una estafa por internet.

El truco del regalo

Todas las webs (sin excepción) que ofrecen cursos para ser nómada digital ofrecen SIEMPRE un regalo por suscribirte o por dejar tu dirección de correo electrónico.

Haz la prueba y suscríbete. Verás como entras en una espiral sin fin de correos medio enrollados en los que de forma distendida te van bombardeando a conciencia para intentar venderte la moto.

Esos correos siempre te interpelan directamente y te hacen preguntas cuya respuesta es evidente para que piques el anzuelo. Siempre son una secuencia más o menos larga que se hace con software (plugins) para ir monitorizando el comportamiento de los (potenciales) incautos.

Los organizadores de estos cursos siempre trabajan con una cosa que se llama funnel (embudo): parten de la idea de que, si se dirigen a un publico amplio, siempre habrá más opciones de que el 5-10% que suscriba el curso sea más amplio. Por eso son tan agresivos.

El curso siempre es un «Máster» o alguna otra palabra equivalente

Este es el típico truco del almendruco: elevando la medallita que te cuelgues por acabarlo, pueden cobrarte más dinero y hacerte ver que es algo serio.

Últimamente se están usando palabras que cada vez son más sofisticadas y que apelan a la salud mental de cualquiera o al bienestar de sí mismo. Por ejemplo, se utiliza mucho la pala «ikigai», que en japonés significa «la razón de ser», para apelar a la elevación de uno mismo mediante la realización de un curso.

Otra de los conceptos utilizados es «sistema gamificado de aprendizaje», que no es otra cosa que el método escolástico de toda la vida (aprender utilizando casos prácticos), solo que en este caso, el curso consiste en una especie de juego en el que, sin esfuerzo, se conseguirán grandes logros.

El precio siempre es alto

Las personas siempre tendemos a pensar que si algo tiene un precio elevado es porque es algo bueno. En las mentes de los gurús del trabajo en remoto, su inestimable ayuda vale mucho, así que verás el precio del preciado curso o «Máster» al final de una larga página o video.

Por cierto, verás que le dan un valor muy relativo a sus contenidos: el precio siempre se presenta algo así como «todo este paquete valorado en 9.999 euros vale ahora 999 euros si compras antes de 10 minutos».

Los verdaderos «pros», no bajan al barro y no se mojan por menos de 5.000 euros, aunque se va viendo que la competencia empuja y ya se dan casos de rebajas permanentes, como puedes ver en este ejemplo.

Obviamente el precio siempre va acompañado del careto de tal o cual blogger de ¿reconocido prestigio? donde reconoce que el curso en cuestión no solo le cambió la vida, sino también su forma hasta de encarar la vida.

Siempre hay nombres que antes no conocías

Lo que esta gente vende es en realidad la ilusión de cumplir tu sueño. Por eso, siempre se utilizan nombres o expresiones que a nadie suenan:

  • «Consigue tu sueño a través del ikigai».
  • «Profesiones Digitales».
  • «Suscripciones recurrentes y revenue»
  • … y un largo etcétera.

Mi concepto favorito es el de… PRODUCTIVIDA. ¡Alucinante!

La reinvención de una nueva vida

Parte del offering es dejar a tu jefe. Ser el dueño de tu tiempo (he visto incluso una web que te ayuda a conseguir la felicidad gestionando mejor tu tiempo) y recuperar parte de tu persona a través del auto conocimiento.

Tampoco se especifica exactamente que se va a aprender. Pero eso poco importa cuando el propósito es tan alto y augusto como llegar al nirvana digital.

Ser Nómada Digital es un cuento chino

Dibujo de un nómada digital trabajando desde la piscina.
La imagen bucólica de un nómada digital trabajando desde la piscina es tan atrayente como falsa.

Según Wikipedia, «Un nómada digital es un profesional que usa las nuevas tecnologías para trabajar, y que lleva a cabo un estilo de vida nómada. Por lo general, los nómadas digitales trabajan de forma remota (desde casa, cafeterías o bibliotecas públicas) en lugar de hacerlo en un lugar de trabajo fijo.»

Cómo podrás comprobar, este perfil podría encajar en el 0,000001% de la población activa y, si compruebas los distintos contenidos que se ofrecen en los maravillosos cursos de nomadismo digital, NADA tienen que ver con la realidad de las personas que podrían ser nómadas digitales.

Mi desprecio hacia los nómadas digitales

Te preguntarás el motivo por el cual, una web de información para viajes como esta, en la que se supone que lo nómada y lo digital deberían ser religión, entra de lleno en la crítica hacia el concepto de nómadas digitales que nos quieren vender algunos de los cursos sobre los que hablo en este artículo.

En mi caso, después de trabajar en empresas importantes, con cargos importantes y con salarios importantes, me harté y comencé a viajar. Primero en aventuras cortas y luego en algunas más largas. En todo este proceso, me imaginé una vida con el trabajo en mi mochila, ya que topé con la web de Jorge Sánchez, un tipo común con un nombre común y una web básica con un «pero»: es uno – y lo sigue siendo – de los viajeros más viajados de todo el mundo.

Así que, sí el podía hacerlo, ¿por qué yo no?

Por otro lado, cuando viajas por trabajo o por placer, siempre te encuentras con gente tomándose un café y trabajando con un ordenador portátil, cara feliz y tiempo libre que gastar en actividades que merezcan la pena.

Así que busqué en Google y me topé con los gurús del nomadismo digital. Pero por suerte, mi inteligencia, mi bolsillo y mi olfato me dijeron que no me acercara demasiado a ellos y, siguiendo mi instinto, me dije que lo mejor que podría hacer es fundar esta web y, sin ningún objetivo ni propósito, ponerme a escribir artículos.

Como podrás imaginarte, hacer algo sin objetivo o propósito a estas alturas del Siglo XXI es, cuanto menos, una herejía, pero yo creí firmemente que es lo que necesitaba y tiré hacia adelante Proyectoviajero.com.

Con el tiempo, mis viajes y mis intereses hicieron que la web llegara a tener más de 700.000 visitantes únicos al mes y me olvidé bastante de los cursos para ser nómada digital, de sus gurús y de sus chorradas.

Como vivo en Barcelona y en esta ciudad todo es super cool, me llamó la atención una conferencia sobre el tema y me fui a escuchar. Resultó que los ponentes (por llamarlos así) eran una pareja de influencers (muy guapos por cierto), otra persona con aire místico y otra más con (supuestos) conocimientos financieros (que al final se reducían a saber como se maneja una hoja de Microsoft Excel).

Obviamente tenían un curso online que costaba 1.999 Euros y que promocionaron abundantemente. Recuerdo que después de la charla conocí a algún cliente suyo y me impactó el hecho del bajo nivel cultural de los mismos (lo siento por el toque snob) y la desesperación por salir a flote, ya que no tenían ni un euro en su bolsillo (pero habían pagado los religiosos 1.999 Euros).

En mi caso, no saqué nada en claro, no conocí a nadie que valiera la pena, me fui con la sensación de haber perdido el tiempo y saqué varias conclusiones.

Ser emprendedor es algo serio

Cuando uno se pone a trabajar tiene, en esencia, dos modalidades: o lo hace para una compañía (que es mi caso de ahora) o lo hace para uno mismo (que era mi caso antes).

Trabajar para uno mismo significa ser un «Autónomo» en España o, en general, ser un emprendedor.

Y para esto, no hacen falta gurús, ni ikigais, ni aprendizaje gamificado ni nada por el estilo. Lo ÚNICO que es necesario es tirar de conocimientos y de de resiliencia ante el fracaso. ¡Eso es todo!

Emprender no es el “fake it till you make it”

El fake it till you make it es es un aforismo que sugiere que al imitar la confianza, la competencia y una mentalidad optimista, una persona puede realizar esas cualidades en su vida real y lograr los resultados que busca.

Y esto en el Siglo XXI es vender humo. Puro humo.

No necesitas un coach que no sabes ni de donde viene ni donde va porque se venda en Internet como un experto en convertir un Euro en un millón de Euros.

No te fies de lo que ves al otro lado de la pantalla cuando alguien intenta venderte algo como un curso para ser nómada digital porque el producto eres… ¡tú!

Pon en duda todo lo que veas, incluso este artículo, y muy especialmente todo aquello que tenga un halo de meritocracia, positividad a raudales, productividad y más equilibrio entre alma y cuerpo que el que tenía Yoda en la Guerra de las Galaxias.

Hay un truco que no falla NUNCA:

  • ¿Has visto lo rápido que crecen los canales de Youtube que te hablan de como crecer en Youtube?
  • ¿Te has fijado lo rápido que enganchan los gurús cuando se trata de ganar dinero rápido y sin esfuerzo?

Hay muchos gurús que lo son porque les ha enseñado otro gurú

Esta es una de las realidades de los cursos para ser nómada digital más chocantes.

Resulta que hay personas que acceden a estos cursos para poder formarse como docente de otros incautos que quieren ser nómadas digitales. ¡Surrealista!

Esto es como si monto un blog, solo para vender cursos para que otros monten un blog y que vivan del mismo. Joder, para eso, léete mi artículo sobre como montar un blog de viajes que lo pete y listo, ¿no?

Tuve un caso personal, en el que uno de los lectores de Proyecto Viajero nos escribió para saber exactamente como habíamos enfocado el contenido y el diseño para tener el tráfico que tenemos. Recuerdo que me cayó bien su forma de enfocar la pregunta y tuvimos una sesión por Zoom de una hora.

Tiempo después, me di cuenta que este personaje se había montado una web con la información que le había dado, había añadido una considerable cantidad de contenido-mierda y lo había paquetizado a razón de 99 Euros por curso.

¿Me puedes decir que narices te va a enseñar esta persona?

Las escuelas para ser nómada digital: la estafa soft de hoy día

Nómada digital trabajando en un entorno paradisíaco.
Nómada digital trabajando en un entorno paradisíaco, algo tan falso como perseguido por todos los que buscan un curso para ser nómada digital.

Obviamente, en el transcurso de mi proceso «probé» algunos de estos cursos. Muchos de ellos te dan un tiempo gratis, o un vídeo o incluso una llamada por Zoom con algunos de sus «profesores».

Esto es lo que saqué en claro:

  • El contenido del 80% del tiempo es lavado de cerebro acerca de lo fantástica que podría ser tu existencia si pensaras en positivo.
  • Todos los cursos, repito: ¡todos ellos! giran en torno al hecho de que los peces nacen sabiendo nadar y que, tú como ellos, debes lanzarte ya a por tu proyecto. Parece ser que las ostias que recibas durante el camino te harán más fuerte y más sabio.
  • Siempre hay una idea presente: ir a la Universidad, hacer un MBA (serio claro, no como el de Power MBA) o cualquier otro tipo de formación clásica no vale una mierda. El objetivo de estos gurús es cambiar el paradigma: ¿por qué perder 4 o 5 años yendo a la universidad si en 4 o 5 semanas de curso para ser nómada digital vas a petarlo?
  • Podría listar un montón de chorradas que ví, escuché o leí. Todavía recuerdo el – llamado – método TOP-SER. La página del link atesora una de las densidades de bullshit por párrafo más altas de todo internet. Además del TOP-SER, estas son las perlitas que te va a encontrar:
    • Ser «knowmada»: ¿que diablos significa eso?
    • Método de las 10 «P», que es como una especie de escalera hacia el cielo en el que (oh casualidad) todos los propósitos empiezan por la letra p.
    • Pantano de ideas
    • Caos creativo
    • Y un largo etcétera de sinsentidos.
  • Uno de los gurús de los cursos para ser nómada digital me comentó que veía en mi (a través de Zoom) un gran potencial y que «solo tenía que alinearlo con algo en lo que creyera». Recuerdo que en el transcurso de la conversación hasta me hizo sentir algo culpable por el trabajo que tenía en ese momento.

Y dejo la anécdota estrella para el final. En uno de los cursos me comentaron que algunos de los alumnos no sacan adelante sus proyectos (y aunque insistí MUCHO, no me dijeron que porcentaje era ese) pero que, al menos, cada alumno nuevo que traen al curso por su parte, recuperan el 20% de la inversión del supuesto master para ser nómada digital.

Y joder, bien pensado esto es muy parecido a una estafa siguiendo el esquema de Ponzi o, abreviando, una Estafa Piramidal, no?

El mito de la tribu

Otro de los rasgos característicos de estas pseudo formaciones y cursos para ser nómada digital es que SIEMPRE ofrecen una comunidad o, más bien, una «tribu» como la llaman ellos.

Estos cursos de mierda siempre reseñan el poder de conocer a nueva gente, igual de pringados que tu que, en el mejor de los casos lanzarán una página web para que los colegas de la «tribu» puedan decir lo molona que es.

A esto, en estos círculos le llaman Hackear la Autoridad, que no es más que crear una burbuja artificial para que las webs de los alumnos tengan un ranking aceptable. Una técnica bastante chunga, en definitiva.

El mito del alumno – profesor

Además, como estos cursos hace ya un tiempo que van funcionando, hay alumnos que hace tiempo que acabaron el curso y, teniendo más morro que el resto, se han convertido en profesores.

Es decir, hace uno o dos años había una cajera de supermercado o un iluminado que cobraba lo justo para vivir que hicieron un curso…. para poder enseñar en él como…. ¡gurús!

Mi conclusión

Según mi humilde opinión, todos estos cursos son una estafa y vender humo a incautos, aprovechándose de su poco instinto y de su necesidad.

La definición de estafa en español es: «Delito consistente en provocar un perjuicio patrimonial a alguien mediante engaño y con ánimo de lucro». Y esto es precisamente lo que provocan estos cursos ya que su contenido cae muy por debajo de cualquier estándar docente de hoy en día.

Si queréis que sea más benevolente, diría que los cursos para ser nómada digital es vender la ilusión que provoca la necesidad de mucha gente que está más perdida que un pintalabios en un bolso.

Y no soy el único.

Los amigos de Quédate con el cambio, publicaron allá por el 2019 el ranking de vendehumos y gurús del nomadismo digital que puedes ver a continuación. Es un gran ranking.

Ranking cursos nómada digital 2019
Ranking cursos nómada digital 2019
Ranking cursos nómada digital 2018
Ranking cursos nómada digital 2018

Y como apoyo de mi conclusión, también te comparto la de otros que va en la misma dirección.

Contenido que desmonta a los Escuelas de Nomadismo Digital

En español:

En Inglés:

Los cursos de nomadismo digital son un timo

¿Son un timo todo los cursos para ser nómada digital? Sí, sin duda alguna.

Y lo son porque el concepto de «nómada digital» no tiene nada que ver con hacer un curso para serlo. Un nómada digital no es una profesión, es una circunstancia.

Ahora bien, los cursos para ser nómada digital en sí mismos, y por su contenido, ¿son un timo? Pues sí, también lo son

Descubre el Mundo!

Déjanos hacer el trabajo duro a nosotros y recibe en tu email los mejores artículos y mapas gratis.

Nunca enviamos spam desde Proyecto Viajero! Échale un vistazo a nuestra Política de Privacidad para más información.

Lo último de Proyecto Viajero