consigue un 10% de descuento en tu seguro de viaje Intermundial

Dominios .AI: Anguila, de Paraíso del sol a la mina de oro de la inteligencia artificial

Los dominios .ai, igual que otros, no están extentos de ciertos problemas derivados del territorio al que pertenecen.

DOMINIOS .AI – LA ANTIGUA COLONIA BRITÁNICA Y PARAISO CARIBEÑO, HA ENCONTRADO UN FILÓN AL IGUAL QUE PASÓ CON EL DOMINIO .TV CON TUVALU.

Desde la aparición de ChatGPT (algunos ya lo han testeado para la planificación de vacaciones, aunque con malos resultados), la inversión en Inteligencia Artificial (IA en español, AI en inglés), se ha disparado. Y con ella el registro desaforado de dominios .AI que, oh sorpresa, es el asignado para el Anguila, uno de los territorios británicos de ultramar.

A principios de 2023, concretamente el 23 de febrero, un barco dañó uno el cable submarino que conecta Anguila con Internet, un isla en las Antillas del Caribe, antigua colonia del Imperio Británico y hoy uno de sus territorios de ultramar.

Este hecho, que no hubiera tenido más importancia hace 10 años, desató una serie de problemas ligados al dominio .ai tales como registros de nuevos dominios o renovaciones de los mismos.

El corte de las comunicaciones hizo que durante ese tiempo cualquier actividad quedara a la espera, tanto nuevas contrataciones de dominio como cambios de DNS. Y, obviamente, esto afectó al mantenimiento, estado y operatibilidad de cualquier página que utilizara el dominio .ai

Todo, en un dominio en el que las estadísticas muestran que se ha duplicado desde el lanzamiento de ChatGPT en otoño del 2022, llegando a superar los 150.000 registros.

Pero, más allá de eso, esusto de los .ai es el último ejemplo de cómo muchos de los dominios de moda pertenecen a países y territorios pequeños, que en ocasiones se ven beneficiados del repentino auge de su terminación, como si fuera una lotería y, otras veces, se traduce en una forma de expolio. 

Anuncio - Hosting Web de SiteGround - Diseñado para una fácil administración web. Haz clic para saber más.

Obviamente, con 195 países que tiene el mundo (y algunos territorios más que tienen derecho a utilizar su propio dominio de internet) las posibilidades de problemas con otras terminaciones se multiplican.

Este es el viaje por todas esas islas y territorios que han visto un filón de oro en la utilización de sus propios dominios.

Dominios .ai: viaje por los dominios más exóticos que existen

Del negocio de Anguila (.ai) al problema de Chagos (.io)

Para entender el problema con los «nuevos dominios» hace falta entender como nació el proceso de registro de los mismos. Por ejemplo, quién es el responsable de los dominios .com? o los dominios .es? o .ag?

Jon Postel, un profesor de la Universidad de California fallecido en 1998 es el padre de la actual infraestructura de dominios de internet. Los primeros dominios .com y .net tuvieron tanto éxito que pensó que sería una buena idea que cada país del mundo o territorio tuviera su propia extensión.

Ya a mediados de los años 1980 se habían asignado los tres primeros: .us (para Estados Unidos), .uk (para el Reino Unido) y .il (para Israel). Una década después, casi todos los países del mundo lo tenían.

Para gestionar estas extensiones específicas de países se necesitaba un administrador: alguien que vendiera los nombres de dominio, proporcionara apoyo técnico y se llevara una parte de los beneficios como compensación. Postel no pensó en conceder el poder administrativo sobre ellos a los gobiernos de cada territorio, sino que comenzó a darlos a los primeros que lo solicitaban. 

Postel gestionó durante años el dominio .us, y repartió lo de los principales países mayoritariamente entre colegas de universidades. Internet por aquel entonces era lo más parecido al salvaje oeste y esta infraestructura era más que suficiente para gestionar los dominios.

Pero, como todos sabemos, el uso de internet se expandió como la pólvora y todo cambió.

Lo primero que cambió es:

  • Los administradores de nombres de dominio específicos de cada país debían tener al menos alguna conexión con los países en cuestión.
  • Era obligatorio llegar a un acuerdo con las autoridades competentes (gobiernos o no).
  • Al menos, uno de los administradores debía vivir en el país del dominio en concreto.

El dominio .ly

Esto, que parecía de lo más lógico no funcionó en algunos casos, sobre todo en países en desarrollo, en guerra o los del tercer mundo. Por ejemplo, la página bit.ly (hoy bitly.com), cuyo dominio era libio, fue a parar a un empresario británico que fingió vivir en Trípoli, la capital de Libia.

Los dominios .tv de Tuvalu

Otro caso, el de los dominios .tv, originales de Tuvalu y hoy muy de moda gracias a las plataformas de video, tuvo más repercusión. La empresa Verisign (gestora de los dominios .com y .net) le compró los derechos a este país de Oceanía a cambio de una suma de dinero cada año.

El cliente más importante de Tuvalu es Amazon, que compró el sitio de streaming de videojuegos en línea ‘Twitch.tv’ por 970 millones de dólares en 2014. Casi nada.

Los dominios .io del Territorio Británico del Océano Índico

Hasta en el remoto archipiélago de Chagos en el Territorio Británico del Océano Índico se registran los dominios .io, apreciados en el mundo de la programación.

Y luego está el caso de Anguila con el dominio .ai que ya hemos explicado más arriba. El registro de estos dominios le reporta a las arcas anguileñas algo más de 10 millones de USD, una suma nada desdeñable.

Tokelau y Somalia: los dominios de los piratas

En lo que a dominios de dudoso uso se refiere, los campeones absolutos son los de Tokelau (.tk) y los de Somalia (.so).

Hay más de 25 millones de dominios .tk en un territorio en el que viven no más de 2.000 personas, perteneciente a Nueva Zelanda. ¿Dónde está el truco? Sus autoridades han decidido que este dominio sea gratis. Cosas del marketing de Internet.

Lo de Somalia merece una mención aparte. Dejando de lado que sus dominios .so se utilizan por páginas de dudosa reputación, lo cierto es que la gestión relativa a los mismos todavía se hace por fax, lo cual parece un sinsentido cuando lo que se está contratando es un medio cuya rapidez nada tiene que ver con el ruido de una máquina de fax.

Conclusión

El mundo de los dominios de internet, llegó a un cierto punto de saturación de los .com y .net allá por el año 2.000. A raíz de ello, se empezaron a popularizar los dominios nacionales de varios países y territorios del mundo, pero con estos también se está llegando a saturarse el parque de dominios registrados.

Se prevé cierta explosión de los dominios temáticos, como .travel o .site o .app, pero a buen seguro que la regulación asociada al registro de dominios. Hoy, hay casi 500 millones de dominios y, aunque se ha hablado mucho de superar la dependencia de los .com y .net, lo cierto es que estos son los reyes absolutos del mercado, con más de 200 millones entre los dos.

Descubre el Mundo!

Déjanos hacer el trabajo duro a nosotros y recibe en tu email los mejores artículos y mapas gratis.

Nunca enviamos spam desde Proyecto Viajero! Échale un vistazo a nuestra Política de Privacidad para más información.

Lo último de Proyecto Viajero