consigue un 10% de descuento en tu seguro de viaje Intermundial

Kivu, el lago que puede explotar en cualquier momento

El lago Kivu es tan bonito como peligroso. Podría explotar en cualquier momento y matar a miles de personas.

EL LAGO KIVU ESTÁ EN LA REGIÓN DE LOS GRANDES LAGOS AFRICANOS, FORMANDO LA FRONTERA ENTRE ÁFRICA CENTRAL Y ÁFRICA ORIENTAL Y, ENTRE OTRAS COSAS, ESCONDE UNA BOMBA DE RELOJERÍA BAJO SUS AGUAS.

El Kivu está rodeado de imponentes acantilados y enclavado en la frontera en Ruanda y la República Democrática del Congo. Como lago, en su superficie nada parece resaltar que, bajo sus aguas, podría esconderse la bomba de relojería que haría saltar a esta región por los aires. Esta es la historia.

Pero nada de ello podría haber sucedido sin la confluencia de la madre naturaleza: las capas que hay bajo el lago están saturadas de dióxido de carbono y metano atrapados, lo que lo convierte es casi único en el mundo ya que sólo otros dos lagos de este tipo, el lago Nyos y el lago Monoun (los dos en Camerún), comparten el mismo mal que el Kivu.

El problema es que estos lagos son como lo volcanes y hasta pueden entrar en erupción. Así, el lago Nyos entró en erupción en 1986, asfixiando a 1700 personas y 3500 cabezas de ganado y arrasando cuatro pueblos de Camerún.

Pero el Kivu juega en otra liga, ya que es 50 veces más largo que el lago Nyos y más del doble de profundo. Y eso significa más metano y dióxido de carbono acumulados.

El problema se ve agravado por la fantástica idea del gobierno ruandés de utilizar el metano del lago para alimentar una central eléctrica de la empresa británica ContourGlobal, por lo que el proyecto KivuWatt se suma a la retahíla de ideas peregrinas que el Reino Unido intenta colocar en Ruanda, como el outsourcing de refugiados y asilados hacia ese país.

Mapa del lago Kivu, compartido por Ruanda y la R.D. del Congo.
Mapa del lago Kivu, compartido por Ruanda y la R.D. del Congo. Descargar.

Cómo el lago Kivu se convirtió en una bomba de relojería

El lago Kivu se asienta a lo largo del Valle del Rift de África Oriental, salpicado de fuentes termales que alimentan sus profundidades con dióxido de carbono y metano.

Dado que el Kivu es un lago bastante profundo (profundidad media de 240 metros y máxima de 485 metros), solo los primeros 60 metros quedan sujetos a corrientes. Por debajo de esta marca, se acumulan casi 300 km3 de dióxido de carbono disuelto y 58 kilómetros cúbicos de metano, mezclados con sulfuro de hidrógeno tóxico.

El lago está hoy a un 60% de saturación, así que cuando alcance el 100% empezará a burbujear y podría entrar en erupción en cualquier momento. También podría activarse por algún tipo de fisura o erupción volcánica de uno de los dos volcanes que hay a menos de 30 kilómetros de distancia.

En magnitudes, la erupción del Kivu sería un desastre para África y para la humanidad entera. Su erupción lanzaría a la atmósfera entre 2 y 6 gigatoneladas de carbono en un día, o lo que es lo mismo, una sexta parte de las emisiones mundiales en un año.

Descubre el Mundo!

Déjanos hacer el trabajo duro a nosotros y recibe en tu email los mejores artículos y mapas gratis.

Nunca enviamos spam desde Proyecto Viajero! Échale un vistazo a nuestra Política de Privacidad para más información.

Lo último de Proyecto Viajero