consigue un 10% de descuento en tu seguro de viaje Intermundial

El Tratado de Tordesillas: El reparto del mundo entre España y Portugal

El Tratado de Tordesillas - Este mapamundi, situado en la Sala de los Descubrimientos en el Museo de la Marina de Lisboa (Portugal), ya muestra la línea trazada por el Tratado de Tordesillas, dividiendo el mundo para portugueses y españoles.

EL TRATADO DE TORDESILLAS SUPUSO EL REPARTO DEL MUNDO ENTERO (EN 1494) ENTRE DOS PAÍSES: ESPAÑA Y PORTUGAL.

El Tratado de Tordesillas se firmó el 7 de junio de 1494 entre los reyes Isabel de Castilla y Fernando de Aragón de la Corona Española y el Rey Juan II de Portugal, por el cual se establecía una división del mundo entre ambos países a raíz del Descubrimiento de América y el inicio de la Era de los Descubrimientos. El tratado lleva el nombre de la ciudad donde se firmó: Tordesillas, en España.

El tratado estableció un meridiano a 370 leguas al oeste de las islas de Cabo Verde, es decir, en 46° 37′ longitud oeste. Todos los territorios por descubrirse al Oriente de dicha línea quedarían bajo dominio portugués, mientras que España tendría soberanía sobre los ubicados al Occidente.

Esa línea de demarcación estaba aproximadamente a medio camino entre las islas de Cabo Verde (ya portuguesas) y las islas visitadas por Cristóbal Colón en su primer viaje (reclamadas para Castilla), nombradas en el tratado como Cipangu y Antillia (Cuba y La Española. Curiosamente «Cipango» era como se conocía Japón en la época, lo cual da a entender el conocimiento geográfico limitado del momento).

Dicha demarcación coincide con la actual ciudad de São Paulo, por lo que el acuerdo dio legitimidad a la toma de posesión del Brasil hecha por Pedro Álvares Cabral en el año 1500.

Mapa del mundo tras el Tratado de Tordesillas

mapa del mundo según el Tratado de Tordesillas donde se repartía del Planeta entre España y Portugal
El Tratado de Tordesillas – Mapa del mundo según el Tratado de Tordesillas donde se repartía del Planeta entre España y Portugal.

La otra punta del mundo quedó dividida unas décadas más tarde por el Tratado de Zaragoza, firmado el 22 de abril de 1529, que especificaba el antimeridiano de la línea de demarcación especificada en el Tratado de Tordesillas.

Por tanto, el Tratado de Tordesillas dividió el mundo en una línea sobre el Océano Atlántico que cruzaba Brasil mientras que el Tratado de Zaragoza delimitó el antimeridiano para dividir lo que hoy es Asia y Oceanía y establecer las antípodas del meridiano trazado en Tordesillas.

Tratado de Tordesillas, conservado en el Archivo General de las Indias (España).
Tratado de Tordesillas, conservado en el Archivo General de las Indias (España), pudiéndose consultar en la web de este archivo.

A pesar de una considerable falta de información sobre la geografía del Nuevo Mundo, Portugal y España respetaron en gran medida el tratado. Las otras potencias europeas, sin embargo, no firmaron el tratado y en general lo ignoraron. Igualmente, los pueblos indígenas de las Américas no reconocieron el tratado y, como fundamento legal de la doctrina del descubrimiento, ha sido una fuente de tensión constante con respecto a la propiedad de la tierra hasta los tiempos modernos.

Puesta en práctica del Tratado de Tordesillas

Mapa diacrónico del Imperio Español, desde su nacimiento con el Descubrimiento de América hasta 1898 y 1975. Se señalan todas las posesiones bajo el dominio de la Corona Española así como los territorios portugueses bajo la Unión Ibérica.
El Tratado de Tordesillas – Mapa diacrónico del Imperio Español, desde su nacimiento con el Descubrimiento de América hasta 1898 y 1975. Se señalan todas las posesiones bajo el dominio de la Corona Española así como los territorios portugueses bajo la Unión Ibérica. Descargar.

El Tratado de Tordesillas fue una herramienta necesaria en la época en la que se firmó: cuando Cristóbal Colón y su tripulación, volvieron a España, el navegante hizo escala en Lisboa, donde solicitó una reunión con el rey Juan II para demostrarle que había más islas al suroeste de las Islas Canarias.

Colón, al servicio de la Corona Española

Tras conocer el viaje patrocinado por los castellanos, el rey portugués envió una carta amenazadora a los Reyes Católicos, el rey Fernando y la reina Isabel, afirmando que por el Tratado de Alcáçovas firmado en 1479 y por la bula papal Aeterni regis de 1481 que concedía todas las tierras al sur de Canarias a Portugal , todas las tierras descubiertas por Cristóbal Colón pertenecían, en realidad, a Portugal .

El rey portugués también afirmó que ya estaba haciendo preparativos para que una flota (una armada dirigida por Francisco de Almeida) partiera en breve y tomara posesión de las nuevas tierras. Los gobernantes españoles respondieron que España era propietaria de las islas descubiertas por Colón y advirtieron al rey Juan II que no permitiera que nadie de Portugal osara poner pie en el Nuevo Mundo.

Finalmente, los gobernantes invitaron a Portugal a enviar embajadores para iniciar negociaciones diplomáticas encaminadas a dirimir los derechos de cada nación en el Atlántico.

La intervención del Papa

Mare clausum vs. Mare liberum: Cómo España (y Portugal) trataron de conquistar el mar de medio mundo
El Tratado de Tordesillas – Mare clausum vs. Mare liberum: Cómo España (y Portugal) trataron de conquistar el mar de medio mundo. Descargar.

El 4 de mayo de 1493 el Papa Alejandro VI (Rodrigo Borgia), aragonés de origen valenciano – y cercano a la Corona Española -, decretó en la bula Inter Caetera que todas las tierras al oeste de una línea de polo a polo situadas a 100 leguas al oeste de cualquiera de las islas de las Azores o de las Las islas de Cabo Verde deberían pertenecer a Castilla, aunque el territorio bajo dominio cristiano a partir de la Navidad de 1492 permanecería intacto.

La bula no mencionaba Portugal ni sus tierras, por lo que Portugal no podía reclamar tierras recién descubiertas incluso si estaban al este de la línea. Otra bula, Dudum Siquidem, titulada Prórroga de la Concesión y Donación Apostólica de las Indias y fechada el 25 de septiembre de 1493, entregó a España todos los continentes e islas, «en algún momento o incluso todavía pertenecientes a la India», incluso si estaban al este de la línea.

El rey portugués Juan II no estaba satisfecho con ese acuerdo, pues consideraba que le daba muy poca tierra y le impedía poseer la India, su objetivo a corto plazo. La India se consideraba un caramelo difícil de renunciar, pues poseía grandes riquezas en forma de especias y otros bienes.

Portugal no se quedó de brazos cruzados, y ya en 1493, los exploradores portugueses habían llegado al extremo sur de África, el Cabo de Buena Esperanza (hoy Sudáfrica).

Era poco probable que los portugueses fueran a la guerra por las islas encontradas por Cristóbal Colón, pero la mención explícita de la India fue un problema importante.

Como el Papa no había hecho cambios, el rey portugués inició negociaciones directas con los Reyes Católicos para mover la línea hacia el oeste y permitirle reclamar tierras recién descubiertas al este de la línea. En el trato, Juan II aceptó Inter Caetera como punto de partida de la discusión con Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, pero movió la línea fronteriza 270 leguas al oeste, protegiendo la ruta portuguesa a lo largo de la costa de África y otorgando a los portugueses derechos sobre las tierras que ahora constituyen la región oriental de Brasil.

El Tratado de Tordesillas se negoció sin consultar al Papa Alejandro VI y contrarrestó eficazmente sus bulas. Sin embargo, posteriormente fue sancionada por su sucesor el Papa Julio II mediante la bula Ea Quae Pro Bono Pacis del 24 de enero de 1506.

La aplicación real del Tratado de Tordesillas

Portugueses y Españoles habían visto muy poco del área recién dividida (y asignada), ya que solo lo estaba a través del tratado.

Castilla ganó tierras que incluían la mayor parte de América, que en 1494 tenía poca riqueza demostrada. La parte más oriental del actual Brasil fue concedida a Portugal cuando en 1500 Pedro Álvares Cabral desembarcó allí mientras se dirigía a la India.

La línea no se aplicó estrictamente: los españoles no resistieron la expansión portuguesa de Brasil a través del meridiano. Sin embargo, España intentó detener el avance portugués en Asia, afirmando que la línea meridiana daba la vuelta al mundo, dividiendo el mundo entero por la mitad en lugar de solo el Atlántico.

Portugal retrocedió, buscando otro pronunciamiento papal que limitara la línea de demarcación al Atlántico. Así lo dio el Papa León X, amigo de Portugal y sus descubrimientos, en 1514 en la bula Praecelsae Devotionis.

Las posesiones divididas sancionadas por el tratado continuaron, incluso cuando España y Portugal estuvieron unidas bajo un solo rey entre 1580 y 1640, hasta que el tratado fue reemplazado por el Tratado de Madrid de 1750.

El Tratado de Tordesillas fue obviado por la mayor parte del mundo

Las potencias marítimas protestantes emergentes, particularmente Inglaterra y los Países Bajos, y otros terceros países como la católica Francia, no reconocieron la división del mundo entre sólo dos naciones católicas mediadas por el Papa.

Por otro lado, el Tratado de Tordesillas fue importante para dividir América Latina, así como para establecer a España en el Pacífico occidental.

El Tratado de Tordesillas quedó rápidamente obsoleto en América del Norte y más tarde en Asia y África, gracias a la colonización. Las naciones europeas lo ignoraron y, con el declive del poder español y portugués, los países de origen no pudieron mantener muchos de sus reclamos, y mucho menos expandirlos a áreas poco exploradas.

Así, con suficiente respaldo, se hizo posible que cualquier Estado europeo colonizara territorios abiertos, o aquellos débilmente controlados por Lisboa o Madrid.

Con la caída de Malaca en manos de los holandeses, la Compañía Holandesa de las Indias Orientales tomó el control de las posesiones portuguesas en Indonesia, reclamando Nueva Guinea Occidental y Australia Occidental, como Nueva Holanda.

Australia Oriental permaneció en la mitad española del mundo hasta que James Cook la reclamó para Gran Bretaña en 1770.

Curiosamente, gracias al Tratado de Tordesillas, la frontera actual entre Australia Occidental, por un lado, y Australia Meridional y el Territorio del Norte y la frontera occidental de Nueva Gales del Sur todavía se basan en la línea de Tordesillas.

El Antimeridiano: El Tratado de Zaragoza

Inicialmente, la línea de demarcación del Tratado de Tordesillas no rodeaba la Tierra.

Pero por otro lado, España y Portugal podrían conquistar cualquier nueva tierra en la que fueran los primeros en descubrir, España al oeste y Portugal al este, incluso si ambos países cruzaban al otro lado del mundo.

Pero el descubrimiento por parte de Portugal de las muy valoradas Islas Molucas en 1512 hizo que España argumentara en 1518 que el Tratado de Tordesillas dividía la Tierra en dos hemisferios iguales.

Después de que los barcos de la flota de Magallanes y Elcano visitaran las Molucas en 1521, España afirmó que esas islas estaban dentro de su hemisferio occidental.

A principios del siglo XVI, España y Portugal se reunieron en Badajoz a reunirse (1524), en la que los dos países intentaron llegar a un acuerdo sobre el antimeridiano pero fracasaron.

Finalmente, llegaron a un acuerdo que plasmaron en el Tratado de Zaragoza, en el que España renunciaría a sus derechos sobre las Molucas tras el pago de 350.000 ducados de oro por parte de Portugal a España.

Para evitar que España invadiera las Molucas de Portugal , el antimeridiano debía estar 297,5 leguas (o 17 ° al este de las Molucas), pasando por las islas de Las Velas y Santo Tomé. Esta distancia es ligeramente menor que las 300 leguas determinadas por Magallanes como la distancia hacia el oeste desde las Islas Marianas hasta la isla filipina de Samar, que está justo al oeste del norte de las Molucas.

La importancia de las islas Molucas

Las Molucas son un grupo de islas al oeste de Nueva Guinea. Sin embargo, a diferencia del gran archipiélago indonesio moderno de las Islas Maluku, para los europeos del siglo XVI las Molucas eran una pequeña cadena de islas, el único lugar en la tierra donde crecía el clavo, justo al oeste de la gran isla de Halmahera, en el norte de las Malukan (llamada Gilolo en el tiempo).

Los europeos valoraban el clavo por sus usos medicinales, y se decía que valía su peso en oro.

Los mapas y descripciones de los siglos XVI y XVII indican que las islas principales eran Ternate, Tidore, Moti, Makian y Bacan, aunque la última a menudo se ignoraba a pesar de que era, con diferencia, la isla más grande.

La división del mundo en dos hemisferios desiguales

Mapa del Océano Pacífico durante la Época de los Descubrimientos españoles. Rutas y colonias de las distintas expediciones españolas.
El Tratado de Tordesillas – Mapa del Océano Pacífico durante la Época de los Descubrimientos españoles. Rutas y colonias de las distintas expediciones españolas. Descargar.

El Tratado de Zaragoza no modificó ni aclaró la línea de demarcación prevista por el Tratado de Tordesillas, ni validó la pretensión de España de tener hemisferios iguales (180° cada uno), por lo que las dos líneas dividieron la tierra en hemisferios desiguales.

La porción de Portugal era de aproximadamente 191°, mientras que la porción de España era de aproximadamente 169°. Ambas demarcaciones tenían una gran incertidumbre de ±4° debido a la amplia variación en las opiniones sobre la ubicación de la línea de Tordesillas.

El hemisferio portugués y español

Portugal obtuvo el control de todas las tierras y mares al oeste de la línea de Zaragoza, incluida toda Asia y sus islas vecinas descubiertas hasta ahora, dejando a España la mayor parte del Océano Pacífico.

Aunque Filipinas no fue mencionada en el tratado, España implícitamente renunció a cualquier reclamo sobre ellas porque estaban muy al oeste de la línea.

Sin embargo, en 1542, Carlos V decidió colonizar las Filipinas, considerando que Portugal no protestaría porque el archipiélago no tenía especias. Aunque varias expediciones enviadas desde Nueva España llegaron a Filipinas, no pudieron establecer un asentamiento porque se desconocía la ruta de regreso a través del Pacífico. El rey Felipe II tuvo éxito en 1565 cuando envió a Miguel López de Legazpi y Andrés de Urdaneta, estableciendo el puesto comercial español inicial en Cebú y luego fundando Manila en 1571.

Vista de una calle de Intramuros, en Manila (Filipinas) - Intramuros, en la ribera meridional del río Pasig, es el distrito amurallado de la ciudad de Manila, y ubicación original de la ciudad, fundada por Miguel López de Legazpi en 1571.
Vista de una calle de Intramuros, en Manila (Filipinas) – Intramuros, en la ribera meridional del río Pasig, es el distrito amurallado de la ciudad de Manila, y ubicación original de la ciudad, fundada por Miguel López de Legazpi en 1571.

Además de Brasil y las Molucas, Portugal acabó controlando Angola, Mozambique, la Guinea Portuguesa y Santo Tomé y Príncipe (entre otros territorios y bases) en África; varias bases o territorios como Muscat, Ormuz y Baréin en el Golfo Pérsico, Goa, Bombay y Daman y Diu (entre otras ciudades costeras) en la India; Ceilán y Malaca, bases en la actual Indonesia como Makassar, Solor, Ambon y el Timor portugués, Macao y Dejima (Nagasaki) en el Lejano Oriente.

España, por su parte, controlaría vastas regiones occidentales de América, en áreas que van desde los actuales Estados Unidos hasta la actual Argentina, un imperio que se extendería hasta Filipinas, y bases en Ternate y Formosa (actual Taiwán, en el Siglo XVII).

El Tratado de Tordesillas en la actualidad

El Tratado De Tordesillas fue anulado por el Tratado de Madrid de 1750, luego por el Tratado de El Pardo en 1761 y por el Primer Tratado de San Ildefonso en 1777, con España adquiriendo territorios al este del río Uruguay y Portugal adquiriendo territorios en la cuenca del Amazonas.

Todos estos tratados intentaron delimitar el área de influencia de Portugal y España en América del Sur, dado que en el resto del mundo, la realidad de 1492, el Mare Clausum (mar cerrado para ambos países) y el reparto del mundo entre dos potencias hacia tiempo que respondía a una realidad de otro tiempo.

Pero el Tratado de Tordesillas todavía habría de ser invocado para resolver conflictos actuales.

El Tratado de Tordesillas fue invocado por Chile en el siglo XX para defender el principio de un Sector Antártico Chileno que se extendía a lo largo de un meridiano hasta el Polo Sur, así como la afirmación de que el tratado convertía en españolas (o portuguesas) todas las tierras no descubiertas al sur del Polo.

El Tratado de Tordesillas también fue invocado por Argentina en el siglo XX como parte de su reclamo sobre las Islas Malvinas en su enfrentamiento con el Reino Unido.

Descubre el Mundo!

Déjanos hacer el trabajo duro a nosotros y recibe en tu email los mejores artículos y mapas gratis.

Nunca enviamos spam desde Proyecto Viajero! Échale un vistazo a nuestra Política de Privacidad para más información.

Lo último de Proyecto Viajero