consigue un 10% de descuento en tu seguro de viaje Intermundial

La Península Ibérica

La Península Ibérica representa el punto más occidental de Eurasia y está compuesta por España y Portugal en su mayor parte y por Gibraltar (Reino Unido), Andorra y la Cerdaña Francesa (Francia) es su menor parte.

LA PENÍNSULA IBERICA REPRESENTA EL PUNTO MÁS OCCIDENTAL DE EURASIA Y EUROPA.

La Península Ibérica (o Iberia), es una península en el suroeste de Europa, que define el borde más occidental de Eurasia. Se divide entre España peninsular y Portugal continental, y comprende la mayor parte de la región, así como una pequeña parte del sur de Francia, Andorra y Gibraltar. Con un área de aproximadamente 583.254 km2 y una población de aproximadamente 53 millones de personas, es la segunda península europea más grande por superficie, después de Escandinavia.

Geografía

Mapa de la ubicación de la Península Ibérica en la parte suroccidental de Europa.
Mapa de la ubicación de la Península Ibérica en la parte suroccidental de Europa. Descargar.

La península ibérica es la más occidental de las tres principales penínsulas del sur de Europa: la ibérica, la italiana y la balcánica.

La Península Ibérica limita al sureste y al este con el Mar Mediterráneo, y al norte, oeste y suroeste con el Océano Atlántico. Las montañas de los Pirineos están situadas a lo largo del borde noreste de la península, donde colinda con el resto de Europa. Su extremo sur, situado en Tarifa, es el punto más meridional del continente europeo y está muy cerca de la costa noroeste de África, separada de ella por el estrecho de Gibraltar y el mar Mediterráneo.

La Península Ibérica abarca 583.254 km2 y tiene un relieve muy contrastado y desigual. Las cadenas montañosas de la Península Ibérica se distribuyen principalmente de oeste a este, y en algunos casos alcanzan altitudes de aproximadamente 3.000 metros, lo que hace que la región tenga la segunda altitud media más alta (637 metros sobre el nivel del mar) en Europa occidental.

La Península Ibérica se extiende desde el extremo sur en Punta de Tarifa hasta el extremo norte en Punta de Estaca de Bares y desde el extremo más occidental en Cabo da Roca hasta el extremo más oriental en Cabo de Creus.

Alrededor de las tres cuartas partes de la Península Ibérica queda cubierta por la Meseta Central, una vasta meseta que oscila entre los 610 y 760 metros de altitud. La meseta está ubicada aproximadamente en el centro, ligeramente escalonado hacia el este y ligeramente inclinado hacia el oeste (el centro convencional de la Península Ibérica se ha considerado durante mucho tiempo Getafe justo al sur de Madrid). Está rodeada de montañas y contiene las fuentes de la mayoría de los ríos, que se abren camino a través de brechas en las barreras montañosas hacia todos los lados.

Línea costera

El litoral de la Península Ibérica es de 3.313 kilómetros de los cuales 1.660 km caen en el lado mediterráneo y 1.653 kilómetros en el lado atlántico.

La erosión y el cambio climático ha provocado cambios en la línea de costa. La plataforma costera creada por la sedimentación durante la última glaciación ha permanecido bajo la superficie. Esta plataforma nunca fue muy extensa en el lado del Atlántico, ya que la plataforma continental desciende abruptamente hacia las profundidades.

La topografía submarina de las aguas costeras de la Península Ibérica ha sido ampliamente estudiada gracias a los intentos para la extracción de petróleo. En última instancia, la plataforma continental peninsular cae en el Golfo de Vizcaya al norte en un abismo, la llanura abisal ibérica a 4.800 metros al oeste y la llanura abisal del Tajo al sur. En el norte, entre la plataforma continental y el abismo, se encuentra una extensión denominada Banco de Galicia, una meseta que también contiene los montes submarinos de Oporto, Vigo y Vasco da Gama, que forman la cuenca interior de Galicia. El límite sur de estas formaciones está marcado por el Cañón de Nazaré, que divide la plataforma continental y desemboca directamente en dicho abismo.

Ríos

El río Tajo es el más largo de la Península Ibérica con 1.007 kilómetros de longitud y, al igual que el Duero, fluye hacia el oeste con su curso inferior en Portugal. El río Guadiana se tuerce hacia el sur y forma la frontera entre España y Portugal en el último tramo de su curso.

Montañas

El punto más alto de la Península Ibérica es el Mulhacén de 3.478 metros de altura en Sierra Nevada.

El terreno de la Península Ibérica es en gran parte montañoso. Los principales sistemas montañosos son:

  • Los Pirineos y sus estribaciones, los Prepirineos, atravesando el istmo peninsular de forma tan completa que no permite su paso salvo por carretera de montaña, sendero, camino de ronda o túnel. El Aneto en el macizo de la Maladeta, con 3.404 metros, es el punto más alto.
  • La Cordillera Cantábrica a lo largo de la costa norte con los masivos Picos de Europa. Torre de Cerredo, con 2.648 metros, es el punto más alto
  • El Macizo de Galicia en el Noroeste está formado por rocas muy antiguas muy erosionadas. Pena Trevinca, a 2.127 metros, es el punto mas alto
  • El Sistema Ibérico, un sistema complejo en el corazón de la península, en su región centro/este. Contiene un gran número de sierras y divide la cuenca de los ríos Tajo, Duero y Ebro. El Moncayo, con 2.313 metros, es el punto más alto
  • El Sistema Central, que divide la meseta ibérica en una mitad norte y una mitad sur y se extiende hasta Portugal (donde el punto más alto de Portugal continental – 1.993 metros – se encuentra en la Serra da Estrela). Pico Almanzor en la Sierra de Gredos es el punto más alto, a 2.592 metros.
  • Los Montes de Toledo, que también se adentra en Portugal desde la comarca natural de La Mancha por su extremo oriental. Su punto más alto, a 1.603 metros, es La Villuerca en la Sierra de Villuercas (Extremadura)
  • Sierra Morena, que divide la cuenca de los ríos Guadiana y Guadalquivir. Con 1.332 metros, el Bañuela es el punto más alto
  • El Sistema Bético, que se extiende entre Cádiz y Gibraltar y al noreste hacia la provincia de Alicante. Se divide en tres subsistemas:
    • Sistema Prebético, que se inicia al oeste de la Sierra Sur de Jaén, llegando hasta las costas del mar Mediterráneo en la provincia de Alicante. La Sagra es el punto más alto con 2.382 metros.
    • Sistema Subbético, que se encuentra en una posición central dentro de los Sistemas Béticos, que se extiende desde el Cabo Trafalgar en la Provincia de Cádiz a través de Andalucía hasta la Región de Murcia. El punto más alto, a 2.027 metros, es Peña de la Cruz en Sierra Arana.
    • Sistema Penibético, situado en el extremo sureste de la zona que se extiende entre Gibraltar y las provincias costeras mediterráneas andaluzas. Incluye el punto más alto de la península, el Mulhacén de 3.478 metros de altura en Sierra Nevada.

Geología

La Península Ibérica contiene rocas de todos los períodos geológicos desde el Ediacárico hasta el Reciente, y están representados casi todos los tipos de rocas. Se pueden encontrar depósitos minerales de toda clase. El núcleo de la Península Ibérica está formado por un bloque cratónico herciniano conocido como Macizo Ibérico. Al noreste limita con la faja plegada de los Pirineos y al sureste con el Sistema Bético. Estas cadenas dobles forman parte del cinturón alpino.

Al oeste, la península está delimitada por el límite continental formado por la desembocadura pobre en magma del Océano Atlántico. El Cinturón Plegado Herciniano está mayormente enterrado por rocas de cobertura del Mesozoico y Terciario al este, pero sin embargo aflora a través del Sistema Ibérico y el Sistema Mediterráneo Catalán.

La Península Ibérica presenta uno de los cinturones de depósitos de litio más grandes de Europa (un recurso relativamente escaso en el continente), dispersos a lo largo de la Zona Ibérica Central del Macizo Ibérico y el Macizo de Galicia. También en el Macizo Ibérico, y de manera similar a otros bloques hercinianos en Europa, la península alberga algunos depósitos de uranio, ubicados en gran parte en la unidad de la Zona Ibérica Central.

La Faja Pirítica Ibérica, situada en el cuadrante sudoeste de la Península, figura entre los distritos de sulfuros masivos volcanicogénicos más importantes de la Tierra, y ha sido explotada durante milenios.

Clima

La península ibérica tiene tres tipos de clima dominantes:

  • Clima oceánico que se observa en el noreste en el que las precipitaciones apenas tienen diferencia entre el invierno y el verano.
  • Sin embargo, la mayor parte de Portugal y España tienen un clima mediterráneo. El clima mediterráneo de verano cálido tiene diversas diferencias de precipitación y temperatura según la latitud y la posición respecto al mar. Esto se aplica en gran medida a las costas atlánticas portuguesas y gallegas donde, debido a fenómenos de afloramiento/descenso, las temperaturas medias en verano puede variar hasta 10 °C en solo unos pocos kilómetros.
  • También hay climas semiáridos más localizados en el centro de España, con temperaturas que se asemejan a un clima mediterráneo más continental. En otros casos extremos climas alpinos de altura como en Sierra Nevada y zonas con precipitaciones extremadamente bajas y climas desérticos o climas semiáridos como la zona de Almería, zona de Murcia y zona sur de Alicante.

En el suroeste de la Península Ibérica se encuentran las temperaturas más altas de Europa, con Córdoba promediando alrededor de 37 °C en julio.

La costa mediterránea española suele promediar alrededor de 30°C en verano. En marcado contraste, A Coruña, en el extremo norte de Galicia, tiene un promedio alto diurno de verano justo por debajo de los 23 °C.

Este clima de verano fresco y húmedo se repite en la mayor parte de la costa norte.

Los inviernos en la Península son en su mayor parte suaves, aunque las heladas son frecuentes en las zonas de mayor altitud del centro de España.

La precipitación varía mucho entre las regiones de la península, en diciembre, por ejemplo, la costa norte occidental tiene un promedio de más de 200 mm, mientras que el sureste puede tener un promedio de menos de 30 mm.

La insolación puede variar desde apenas 1.600 horas en la zona de Bilbao, hasta más de 3.000 horas en el Algarve y Golfo de Cádiz.

Los Países En La Península Ibérica

La configuración política actual de la Península Ibérica comprende la mayor parte de Portugal y España, todo el microestado de Andorra, una pequeña parte del departamento francés de Pirineos Orientales (Cerdaña francesa) y el Territorio Británico de Ultramar de Gibraltar.

La Cerdaña francesa se encuentra en el lado sur de la cordillera de los Pirineos, que se extiende a lo largo de la frontera entre España y Francia. Por ejemplo, el río Segre, que corre hacia el oeste y luego hacia el sur para encontrarse con el Ebro, tiene su nacimiento en el lado francés. La cordillera de los Pirineos a menudo se considera el límite nororiental de la península ibérica, aunque la costa francesa se curva alejándose del resto de Europa al norte de la cordillera, razón por la cual Perpiñán, también conocida como la capital de la Cataluña norte, a menudo se considera como puerta de entrada a la Península Ibérica.

Con respecto a Portugal y España, se excluyen principalmente los archipiélagos macaronésicos (las Azores y Madeira de Portugal y las Islas Canarias de España), las islas Baleares (España) y los territorios españoles de ultramar en el norte de África (sobre todo las ciudades de Ceuta y Melilla)

Divisiones políticas de la Península Ibérica:

País o TerritorioCapitalSuperficiePoblaciónPorcentaje de la Superficie
AndorraAndorra la Vella468 km284,0820,1 %
Cerdaña francesa (Francia)París539 km212,0350,1 %
Gibraltar (Reino Unido)Gibraltar7 km233,6910,0000001 %
PortugalLisboa89.015 km2ca. 10,047,08315,3 %
EspañaMadrid493.515 km2ca. 43,731,57284,5 %

Ciudades Más Importantes De La Península Ibérica

Ciudad (y región metropolitana)PaísPobáción (2023, Eurostat – redondeada)
MadridEspaña6.600.000
BarcelonaEspaña5.600.000
LisboaPortugal3.000.000
ValenciaEspaña2.500.000
SevillaEspaña1.950.000
Alicante-Elche-EldaEspaña1.875.000
PortoPortugal1.725.000
Málaga-MarbellaEspaña1.700.000
Murcia-CartagenaEspaña1.500.000
CádizEspaña1.250.000
BilbaoEspaña1.150.000
Oviedo-GijónEspaña1.000.000

Historia

Prehistoria

Paleolítico

La Península Ibérica fue habitada por el Homo Sapiens desde hace al menos 1,2 millones de años, como demuestran los restos hallados en los yacimientos de la Sierra de Atapuerca. Entre estos yacimientos se encuentra la cueva de Gran Dolina, donde en 1994 se encontraron seis esqueletos de homínidos, datados entre 780.000 y un millón de años de antigüedad.

Hacia el año 200.000 a.C, durante el Paleolítico Inferior, los neandertales entraron por primera vez en la Península Ibérica. Alrededor del año 70.000 a.C, durante el Paleolítico Medio, comenzó el último evento glacial y se estableció la cultura neandertal musteriense. Hacia el año 37.000 a.C, durante el Paleolítico Superior, se inicia el período cultural neandertal chatelperroniano. Emanada del sur de Francia, esta cultura se extendió hasta el norte de la península. Continuó existiendo hasta alrededor del año 30.000 a.C., cuando los Neandertales se enfrentaron a la extinción.

Hace unos 40.000 años, los humanos anatómicamente modernos entraron en la Península Ibérica desde el otro lado de los Pirineos. En la Península Ibérica, los humanos modernos desarrollaron una serie de culturas diferentes, como las culturas auriñaciense, gravetiense, solutrense y magdaleniense, algunas de ellas caracterizadas por las complejas formas del arte del Paleolítico superior.

Neolítico

Durante la expansión neolítica se desarrollaron en la Península Ibérica diversas culturas megalíticas. Una cultura de navegación en mar abierto del Mediterráneo oriental, llamada cultura Cardium, también extendió su influencia a las costas orientales de la península, posiblemente ya en el quinto milenio a.C. Este pueblo pudo haber tenido alguna relación con el posterior desarrollo de la civilización ibérica.

Como es el caso de la mayor parte del resto del sur de Europa, el principal origen ancestral de los íberos modernos son los primeros agricultores europeos que llegaron durante el Neolítico.

Calcolítico

En el Calcolítico (en el 3,000 a.C.) se desarrollaron una serie de culturas complejas que darían lugar a las primeras civilizaciones de la península y a extensas redes de intercambio que llegarían al Báltico, Oriente Medio y el Norte de África.

Edad de Bronce

Las culturas de la Edad del Bronce se desarrollaron a partir de c. 1800 a.C. Durante la Edad del Bronce Temprano, el sureste de Iberia vio el surgimiento de importantes asentamientos.

Precedida por los yacimientos calcolíticos de Los Millares, la cultura argárica floreció en el sureste ibérico entre el 2.200 a.C. y el 1.550 a.C., cuando se produjo la despoblación de la zona junto con la desaparición de la metalurgia del cobre, el bronce y el arsénico.

La cultura de las motillas, desarrolló un temprano sistema de plantas de abastecimiento de aguas subterráneas (las llamadas motillas) en la cuenca alta del Guadiana (en la meseta sur) en un contexto de extrema aridez de la zona a raíz de un cambio climático, evento que coincidió aproximadamente con la transición de la Edad del Cobre a la Edad del Bronce.

El aumento de las precipitaciones y la recuperación del nivel freático a partir de alrededor de 1.800 a.C. debieron llevar al abandono de las motillas (que posiblemente se inundaron) ya la redefinición de la relación de los habitantes del territorio con el medio ambiente.

En la Edad del Bronce Final se desarrolla en el suroeste de la Península la cultura arqueológica de Tartessos, caracterizada por la influencia fenicia.

Historia

Imperio Romano

Mapa de la invasión romana en Hispania.
Mapa de la invasión romana en Hispania. Descargar.
Mapa del Imperio Romano en el año 125 d.C., casi en su máxima extensión.
Mapa del Imperio Romano en el año 125 d.C., casi en su máxima extensión. Descargar.

En 218 a.C., durante la Segunda Guerra Púnica contra los cartagineses, las primeras tropas romanas ocuparon la Península Ibérica, conocida por ellos como Hispania. A partir del 197 a.C., los territorios de la península más acostumbrados al contacto exterior y con más tradición urbanística (la Costa Mediterránea y el Valle del Guadalquivir) fueron divididos por los romanos en Hispania Ulterior e Hispania Citerior.

Las rebeliones locales fueron reprimidas, con una campaña romana de 195 bajo el mando de Catón el Viejo que devastó los focos de resistencia en el noreste del valle del Ebro y más allá (aunque ña amenaza a los intereses romanos planteada por celtíberos y lusitanos en territorios no controlados persistió).

Otras guerras de resistencia indígena, como las Guerras Celtibéricas y la Guerra Lusitana, se libraron en el siglo II. Se produjo un crecimiento urbano y la población se trasladó gradualmente a las llanuras.

Además de la extracción de minerales (de los que la región fue el principal proveedor en el mundo romano temprano, con producción de oro, plata, cobre, plomo y cinabrio), Hispania también producía bienes manufacturados (cerámica sigillata, vidrio incoloro, prendas de lino) pescado y salsa de pescado (garum), cultivos de secano (como el trigo y, sobre todo, el esparto), aceite de oliva y vino.

El proceso de romanización se aceleró a lo largo del siglo I a.C. La península también fue campo de batalla de guerras civiles entre los gobernantes de la república romana, como la Guerra Sertoriana o el conflicto entre César y Pompeyo a finales de siglo.

Durante su ocupación de 600 años de la península ibérica, los romanos introdujeron el latín que influyó en muchas de las lenguas que existen hoy en día en la península ibérica.

Los Visigodos

A principios del siglo V d.C., los pueblos germánicos (suevos, los vándalos y sus aliados, los alanos) ocuparon la península ibérica.

Sólo el reino de los suevos (quadios y marcomanos) perduraría tras la llegada de otra oleada de invasores germánicos, los visigodos, que ocuparon toda la Península Ibérica y expulsaron o integraron parcialmente a los vándalos y los alanos. Los visigodos finalmente ocuparon el reino suevo y su ciudad capital, Bracara (la actual Braga), en el 584–585 d.C.

También ocuparían la provincia del Imperio bizantino (552-624 d.C.) de Spania en el sur de la península. Sin embargo, las Islas Baleares permanecieron en manos bizantinas hasta la conquista omeya en 707 d.C.

Los Musulmanes

Pinatura "La Rendición de Granada", de Francisco Pradilla (1882).
Pinatura «La Rendición de Granada», de Francisco Pradilla (1882).

En el año 711, un ejército musulmán conquistó el Reino Visigodo en Hispania. Bajo Tariq ibn Ziyad, el ejército islámico desembarcó en Gibraltar y, en una campaña de solo ocho años, ocupó todos los reinos excepto el norte de la Península Ibérica.

La Península Ibérica bajo el dominio árabe se conoce como Al-Andalus (árabe: الإندلس, posiblemente «Tierra de los vándalos»).

Los conquistadores musulmanes fueron árabes y bereberes; tras la conquista se produjo la conversión y arabización de la población hispanorromana.

Tras un largo proceso, la mayoría de la población andalusí acabó por convertirse al islam.

La población musulmana estaba dividida por etnias (árabes, bereberes y muladíes), y la supremacía de los árabes sobre el resto del grupo era una causa recurrente de luchas, rivalidades y odios, particularmente entre árabes y bereberes.

Las élites árabes podrían dividirse en yemenitas y sirias. A los cristianos y judíos se les permitió vivir como parte de una sociedad estratificada. Algunos cristianos emigraron a los reinos cristianos del norte, mientras que los que se quedaron en Al-Andalus se arabizaron progresivamente y pasaron a ser conocidos como musta’arab (mozárabes).

Entre los siglos VIII y XII, Al-Andalus disfrutó de una notable vitalidad urbana, tanto por el crecimiento de las ciudades preexistentes como por la fundación de otras nuevas: Córdoba alcanzó una población de 100.000 habitantes en el siglo X, Toledo 30.000 para el siglo XI y Sevilla 80.000 para el siglo XII.

Durante la Edad Media, el norte de la península albergó muchos pequeños estados cristianos, incluidos el Reino de Castilla, el Reino de Aragón, el Reino de Navarra, el Reino de León o el Reino de Portugal, así como una serie de condados que engendraron la Marca Hispánica. Los estados cristianos y musulmanes lucharon y se aliaron entre sí en alianzas variables.

El Califato de Córdoba se vio sumido en un período de convulsiones y guerra civil y se derrumbó a principios del siglo XI, dando lugar a una serie de efímeros pequeños estados, llamados taifas.

La Reconquista

Hasta mediados del siglo XI, la mayor parte de la expansión territorial hacia el sur del Reino de Asturias y León se llevó a cabo a través de una política de colonización agrícola más que de operaciones militares.

Tiempo después, aprovechando la debilidad de los principados de taifas, Fernando I de León arrebató Lamego y Viseu (1057-1058) y Coimbra (1064) a la taifa de Badajoz. Mientras tanto, en el mismo año de la conquista de Coimbra, en la parte nororiental de la Península Ibérica, el Reino de Aragón tomó Barbastro de manos de la taifa hudid de Lleida como parte de una expedición internacional sancionada por el Papa Alejandro II.

Alfonso VI de León y Castilla conquistó Toledo y su taifa más amplia en 1085, en lo que fue visto como un evento crítico en ese momento, que supuso también una gran expansión territorial, avanzando desde el Sistema Central hasta La Mancha. En 1086, tras el asedio de Zaragoza por Alfonso VI de León y Castilla, los almorávides, fanáticos religiosos originarios de los desiertos del Magreb, desembarcaron en la Península Ibérica, y, habiendo infligido una grave derrota a Alfonso VI en la batalla de Zalaca , empezó a controlar las restantes taifas.

Los almorávides en la Península Ibérica relajaron gradualmente la estricta observancia de su fe y trataron con dureza tanto a los judíos como a los mozárabes, enfrentándose a levantamientos en toda la península, inicialmente en la parte occidental. Los almohades, otra secta musulmana norteafricana de origen bereber que previamente había socavado el dominio almorávide al sur del Estrecho de Gibraltar, entraron por primera vez en la península en 1146.

Alta Edad Media

Mapa de España hacia el año 1.400, antes de la Era de los Descubrimientos.
Mapa de España hacia el año 1.400, antes de la Era de los Descubrimientos. Descargar.

Durante la Edad Media, los monarcas de Castilla y León, desde Alfonso V y Alfonso VI (coronado Hispaniae Imperator) hasta Alfonso X y Alfonso XI, tendieron a abrazar un ideal imperial basado en una ideología dual cristiana y judía.

Comerciantes de Génova y Pisa desarrollaban una intensa actividad comercial en Cataluña ya en el siglo XII, y más tarde en Portugal. Desde el siglo XIII, la Corona de Aragón se expandió al extranjero; liderada por catalanes, alcanzó un imperio de ultramar en el Mediterráneo occidental, con presencia en islas mediterráneas como Baleares, Sicilia y Cerdeña, e incluso conquistó Nápoles a mediados del siglo XV.

La peste bubónica entre 1348 y 1350 devastó gran parte de la Península Ibérica, lo que provocó un repentino cese económico. Muchos asentamientos en el norte de Castilla y Cataluña quedaron abandonados. La peste marcó el inicio de la hostilidad y la franca violencia hacia las minorías religiosas (particularmente los judíos) como consecuencia adicional en los reinos ibéricos.

El siglo XIV fue un período de gran convulsion en los reinos ibéricos. Después de la muerte de Pedro el Cruel de Castilla (reinó de 1350 a 1369), la Casa de Trastámara sucedió en el trono en la persona del medio hermano de Pedro, Enrique II (reinó de 1369 a 1379). En el reino de Aragón, tras la muerte sin herederos de Juan I (reinó 1387-1396) y Martín I (reinó 1396-1410), príncipe de la Casa de Trastámara, Fernando I (reinó 1412-1416), sucedió en el trono aragonés.

La Guerra de los Cien Años también se extendió a la Península Ibérica, y Castilla asumió un papel particular en el conflicto al brindar un apoyo naval clave a Francia que contribuyó a la eventual victoria de esa nación.

Después de la ascensión de Enrique III al trono de Castilla, el pueblo, exasperado por la preponderancia de la influencia judía, perpetró una matanza de judíos en Toledo. En 1391, las turbas fueron de pueblo en pueblo a lo largo de Castilla y Aragón, matando a entre 50.000 y 100.000 judíos, según Jane Gerber.

Las mujeres y los niños fueron vendidos como esclavos a los musulmanes y muchas sinagogas se convirtieron en iglesias.

Durante el siglo XV, Portugal, que había finalizado su expansión territorial hacia el sur de la Península Ibérica en 1249 con la conquista del Algarve, inició una expansión ultramarina paralela al ascenso de la Casa de Aviz, conquistando Ceuta (1415) llegando a Oporto Santo (1418), Madeira y las Azores, además de establecer puestos de avanzada adicionales a lo largo de la costa atlántica norteafricana.

Además, ya en la Edad Moderna, entre la finalización de la Guerra de Granada en 1492 y la muerte de Fernando de Aragón en 1516, la Monarquía Hispánica avanzaría en la expansión imperial por la costa mediterránea del Magreb. Durante la Baja Edad Media, los judíos adquirieron un poder e influencia considerables en Castilla y Aragón.

Baja Edad Media

A lo largo de la Baja Edad Media, la Corona de Aragón participó en el comercio mediterráneo de esclavos, con Barcelona (ya en el siglo XIV), Valencia (sobre todo en el siglo XV) y, en menor medida, Palma de Mallorca (desde el siglo XIII) convirtiéndose en centros dinámicos en este sentido e involucrando principalmente a los pueblos orientales y musulmanes.

Castilla se involucró más tarde en esta actividad económica, más bien adhiriéndose al incipiente comercio atlántico de esclavos impulsado por Portugal (siendo Lisboa el mayor centro esclavista de Europa Occidental) desde mediados del siglo XV, convirtiéndose Sevilla en otro eje clave para la trata de esclavos.

Tras el avance en la conquista del reino nazarí de Granada, la toma de Málaga supuso la incorporación de otro notable centro esclavista para la Corona de Castilla.

A finales del siglo XV (1490) los reinos ibéricos tenían una población estimada de 6,5 millones de habitante (Corona de Castilla, 4,3 millones; Portugal, 1,0 millón; Principado de Cataluña, 0,3 millones; Reino de Valencia , 0,255 millones; Reino de Granada, 0,25 millones; Reino de Aragón, 0,25 millones; Reino de Navarra, 0,12 millones y Reino de Mallorca, 0,05 millones)

Durante tres décadas del siglo XV, la Hermandad de las Marismas, la asociación comercial formada por los puertos de Castilla en la cornisa cantábrica, parecida en algunos aspectos a la Liga Hanseática, luchó contra esta última, aliada de Inglaterra, rival de Castilla en términos políticos y económicos.

Castilla buscó reclamar el golfo de Vizcaya como propio. En 1419, la poderosa armada castellana derrotó por completo a una flota hanseática en La Rochelle.

El último bastión musulmán, Granada, fue conquistado por una fuerza combinada castellana y aragonesa en 1492. Hasta 100.000 árabez murieron o fueron esclavizados en la campaña militar, mientras que 200.000 huyeron al norte de África. Musulmanes y judíos a lo largo del siguiente período fueron tolerados de diversas maneras o se les mostró intolerancia en diferentes reinos cristianos.

Después de la caída de Granada, se ordenó a todos los musulmanes y judíos que se convirtieran al cristianismo o se enfrentaran a la expulsión:

  • Hasta 200.000 judíos fueron expulsados ​​de España.
  • Aproximadamente 3.000.000 de musulmanes huyeron o fueron expulsados ​​de España entre 1492 y 1610.
  • Los judíos también fueron expulsados ​​de Sicilia y Cerdeña, que estaban bajo el dominio aragonés, y se estima que quedaron entre 37.000 y 100.000 judíos en toda la Península Ibérica.

En 1497, el rey Manuel I de Portugal obligó a todos los judíos de su reino a convertirse o marcharse. Ese mismo año expulsó a todos los musulmanes que no fueran esclavos, y en 1502 los Reyes Católicos hicieron lo mismo, imponiendo la opción de conversión al cristianismo o exilio y pérdida de propiedad.

Muchos judíos y musulmanes huyeron al norte de África y al Imperio Otomano, mientras que otros se convirtieron públicamente al cristianismo y se hicieron conocidos respectivamente como marranos y moriscos. Sin embargo, muchos de estos continuaron practicando su religión en secreto. Los moriscos se rebelaron varias veces y finalmente fueron expulsados ​​por la fuerza de España a principios del siglo XVII. Desde 1609 hasta 1614, más de 300.000 moriscos fueron enviados en barcos al norte de África y otros lugares.

La Iberia Moderna

Durante el siglo XV y XVI (la Era de los Descubrimientos), España creó un vasto imperio en las Américas, con un monopolio estatal en Sevilla que se convirtió en el centro del comercio transatlántico resultante, basado en los lingotes de oro.

El imperialismo ibérico (que privatizó también todos los mares del mundo), a partir del establecimiento portugués de rutas hacia Asia y el posterior comercio transatlántico con el Nuevo Mundo por parte de españoles y portugueses (junto con holandeses, ingleses y franceses), precipitó el declive económico de la Península Italiana.

En 1580, después de la crisis política que siguió a la muerte del rey Sebastián en 1578, Portugal se convirtió en una entidad compuesta dinástica de la monarquía de los Habsburgo. Así, toda la península estuvo unida políticamente durante el período conocido como Unión Ibérica (1580-1640). Durante el reinado de Felipe II de España (I de Portugal), se añaden al conjunto de instituciones consultivas de la Monarquía Hispánica los Consejos de Portugal, Italia, Flandes y Borgoña, al que se suman los Consejos de Castilla, Aragón, Indias, Inquisición, Órdenes y Cruzada.

En 1600, el porcentaje de población urbana de España era de aproximadamente el 11,4%, mientras que para Portugal la población urbana se estimaba en un 14,1%, ambos por encima del 7,6% de la media europea de la época (superado solo por los Países Bajos y la Península Itálica).

Por ello, aparecieron algunas diferencias llamativas entre los diferentes reinos ibéricos. Castilla, con una extensión del 60% del territorio peninsular y un 80% de la población, era un país bastante urbanizado, pero con una amplia distribución de ciudades. Por su parte, la población urbana de la Corona de Aragón estaba muy concentrada en un puñado de ciudades: Zaragoza (Reino de Aragón), Barcelona (Principado de Cataluña), y, en menor medida en el Reino de Valencia, en Valencia, Alicante y Orihuela.

El caso de Portugal presentaba una capital hipertrofiada, Lisboa (que aumentó mucho su población durante el siglo XVI, de 56.000 a 60.000 habitantes en 1527, a unos 120.000 en el tercer cuarto de siglo) con su dinamismo demográfico estimulado por el comercio asiático.

El siglo XVII se ha considerado en gran medida como un período muy negativo para las economías ibéricas, visto como una época de recesión, crisis o incluso decadencia ya que el dinamismo urbano se trasladó principalmente al norte de Europa.

Durante este período se produjo un desmantelamiento de la red del interior de la ciudad en la meseta castellana (con una acumulación paralela de actividad económica en la capital, Madrid), con solo Castilla la Nueva resistiendo la recesión en el interior. En cuanto a la fachada atlántica de Castilla, además de la ruptura del comercio con el norte de Europa, el comercio interregional con otras regiones de la Península Ibérica también sufrió en cierta medida. En Aragón, aquejada de problemas similares a los de Castilla, la expulsión de los moriscos en 1609 del Reino de Valencia agravó la recesión. La seda pasó de ser una industria nacional a una materia prima para ser exportada. Sin embargo, la crisis fue desigual (afectó durante más tiempo al centro de la península), ya que tanto Portugal como la costa mediterránea se recuperaron en la última parte del siglo impulsando un crecimiento sostenido.

Las secuelas de la intermitente Guerra de Restauración portuguesa de 1640-1668 trajeron a la Casa de Braganza como la nueva dinastía gobernante en los territorios portugueses de todo el mundo, poniendo fin a la Unión Ibérica.

A pesar de que tanto Portugal como España iniciaron su camino hacia la modernización con las revoluciones liberales del primer A mediados del siglo XIX, este proceso fue, en lo que respecta a los cambios estructurales en la distribución geográfica de la población, relativamente moderado en comparación con lo que tuvo lugar después de la Segunda Guerra Mundial en la Península Ibérica, cuando un fuerte desarrollo urbano corrió en paralelo con patrones sustanciales de fuga rural.

Flora Y Fauna

Cachorro de lince de la Península Ibérica.
Cachorro de lince de la Península Ibérica.

La Península Ibérica es uno de los lugares con más biodiversidad del mundo. Alrededor del 27% de la superficie total de España es un área protegida.

Es el hogar de unas 9.000 especies de plantas, de las cuales alrededor del 25% son endémicas. Llanuras, mesetas y valles a lo largo de la península albergan bosques semicaducifolios en los que predominan los algarrobos, alcornoques, encinas y acebuches. Las selvas tropicales de Laurisilva solo están restringidas a la península y contienen las especies endémicas de Laurisilva. Las altitudes más altas están dominadas por el roble melojo, el enebro y el pino silvestre.

En la Península Ibérica se encuentran más de 70.000 especies animales, siendo los invertebrados la mayor proporción. Algunas de las especies autóctonas son el desmán pirenaico, la musaraña y el erizo europeo. Otras especies incluyen el castor euroasiático, la marmota alpina, el conejo europeo, el lince ibérico, el lobo italiano y el lince euroasiático. La península también es una escala popular para la mayoría de las aves migratorias porque es la escala más cercana de África y el norte de Europa.

Idiomas De La Península Ibérica

Con la única excepción del euskera – que es de origen desconocido – todas las lenguas ibéricas modernas descienden del latín vulgar y pertenecen a las lenguas romances occidentales.

A lo largo de la historia (y de la prehistoria) en la Península Ibérica se han hablado muchas lenguas diferentes, contribuyendo a la formación y diferenciación de las lenguas contemporáneas de Iberia; sin embargo, la mayoría de ellos se han extinguido o caído en desuso. El euskera es el único idioma superviviente no indoeuropeo en Iberia y Europa occidental.

En tiempos modernos, los idiomas que se hablan en la Península Ibérica son:

  • El español,el idioma oficial de España, hablado por los 45 millones de habitantes del país.
  • El portugués, el idioma oficial de Portugal, con una población de más de 10 millones.
  • El catalán con más de 7 millones de hablantes en Europa.
  • El gallego, entendido por el 93% de los 2,8 millones de gallegos.
  • El euskera, hablado por alrededor de 1 millón de hablantes ).

El español y el portugués se han expandido más allá de Iberia al resto del mundo, convirtiéndose en idiomas globales.

Otras lenguas romances minoritarias con cierto grado de reconocimiento incluyen las diversas variedades del asturleonés, que en conjunto suman alrededor de 0,6 millones de hablantes, y el aragonés (apenas hablado por el 8% de las 130.000 personas que habitan el Alto Aragón).

El inglés es el idioma oficial de Gibraltar. El llanito es un idioma único en el territorio, una amalgama de inglés y español en su mayoría.

Transporte

La Península Iberia desde el espacio por la noche.
La Península Iberia desde el espacio por la noche.

Tanto España como Portugal han utilizado tradicionalmente un ancho de vía no estándar (el ancho ibérico de 1.668 mm) desde la construcción de los primeros ferrocarriles en el siglo XIX.

España ha ido introduciendo progresivamente el ancho estándar de 1.435 mm en su nueva red ferroviaria de alta velocidad (una de las más extensas del mundo), inaugurada en 1992 con la línea Madrid-Sevilla, seguida, por citar algunos, de la línea Madrid- Barcelona (2008), Madrid–Valencia (2010), un ramal alicantino de esta última (2013) y la conexión con Francia de la línea de Barcelona.

Sin embargo, Portugal suspendió todos los proyectos ferroviarios de alta velocidad a raíz de la crisis financiera de 2008, poniendo fin por el momento a la posibilidad de una conexión ferroviaria de alta velocidad entre Lisboa, Oporto y Madrid.

En desventaja por una cadena montañosa (los Pirineos) que dificulta la conexión con el resto de Europa, España (y subsidiariamente Portugal) solo tiene dos conexiones ferroviarias significativas con Francia aptas para el transporte de mercancías, ubicadas en ambos extremos de la cordillera.

En el pasado existió una línea ferroviaria internacional a través de los Pirineos Centrales que unía Zaragoza y la ciudad francesa de Pau a través de un túnel; sin embargo, un accidente en la parte francesa destruyó un tramo del ferrocarril en 1970 y la estación de Canfranc ha sido un callejón sin salida desde entonces.

Hay cuatro puntos que conectan las redes ferroviarias portuguesa y española: Valença do Minho–Tui, Vilar Formoso–Fuentes de Oñoro, Marvão-Beirã–Valencia de Alcántara y Elvas–Badajoz.

La perspectiva del desarrollo (como parte de un esfuerzo europeo) de los corredores ferroviarios Centro, Mediterráneo y Atlántico se espera que sea una vía para mejorar la competitividad de los puertos de Tarragona, Valencia, Sagunto, Bilbao, Santander, Sines y Algeciras frente al resto de Europa y el Mundo.

En 1980, Marruecos y España iniciaron un estudio conjunto sobre la viabilidad de un enlace fijo (túnel o puente) a través del Estrecho de Gibraltar, posiblemente a través de una conexión de Punta Paloma con el Cabo Malabata. Sin embargo, años de estudios no han hecho ningún progreso real hasta el momento.

Economía

La moneda oficial en toda la Península Ibérica es el euro, a excepción de Gibraltar, que utiliza la libra gibraltareña (a la par de la libra esterlina).

Las principales industrias incluyen la minería, el turismo, las pequeñas granjas y la pesca. Debido a que la costa es tan larga, la pesca es popular, especialmente la sardina, el atún y la anchoa. La mayor parte de la minería se produce en las montañas de los Pirineos. Los productos básicos extraídos incluyen: hierro, oro, carbón, plomo, plata, zinc y sal.

Descubre el Mundo!

Déjanos hacer el trabajo duro a nosotros y recibe en tu email los mejores artículos y mapas gratis.

Nunca enviamos spam desde Proyecto Viajero! Échale un vistazo a nuestra Política de Privacidad para más información.

Lo último de Proyecto Viajero